Martes, 22.10.2019 - 19:50 h

El Eibar recurre ante el CSD para reducir la ampliación de capital

El Eibar presentará hoy un recurso ante el CSD (Consejo Superior de Deportes) para que la ampliación de capital a la que está obligado sea inferior a 1.724.272 euros.

Eibar (Guipúzcoa), 5 mar.- El Eibar presentará hoy un recurso ante el CSD (Consejo Superior de Deportes) para que la ampliación de capital a la que está obligado sea inferior a 1.724.272 euros.

Así lo han anunciado el presidente del club guipuzcoano, Alex Aranzabal, y el consejero y abogado José Miguel Fiallegas, hoy en una rueda de prensa.

El Eibar debe aumentar su capital social antes del 6 de agosto para evitar el descenso a Segunda B, categoría que dejó en junio pasado para ascender a la Liga Adelante, de la que es el líder.

El CSD comunicó el 6 de febrero a la sociedad anónima deportiva Eibar que debe disponer de un capital social de 2.146.525,95 euros para seguir compitiendo en el fútbol profesional, según la legislación de sociedades anónimas deportivas.

Como actualmente el Eibar posee un valor en acciones de 422.253 euros, necesita ampliarlo en 1.724.272,95 en un plazo de 6 meses a partir de la notificación, es decir hasta el 6 de agosto.

El club guipuzcoano quiere que se tenga en cuenta su patrimonio neto positivo (1.471.000 euros) y sus 800.000 euros de fondos propios (repartidos entre beneficios y un capital social de 422.253 euros).

Su situación económica es mejor de lo que dice su capital social, que es bajo comparado con otros equipos más poderosos con los que compite.

Directivos del Eibar se han reunido en varias ocasiones con responsables del CSD, de los que han recibido buenas palabras, pero a pesar de ello el club debe ampliar su capital sin que se tenga en cuenta su patrimonio positivo y que no tiene deudas.

Los rectores azulgranas critican que la normativa de sociedades anónimas deportivas obligue al Eibar a poseer un capital equivalente al 25% del presupuesto de los conjuntos de Segunda sin considerar su situación económica, lo que perjudica a un Eibar "pobre" pero saneado.

"Podría producirse una injusticia, si se cumple la ley a rajatabla. La legislación de sociedades anónimas deportivas quiere ordenar el fútbol, pero podría descender a un club que no tiene deudas", denuncia Alex Aranzabal, quien pide una "lectura flexible" de la ley.

El Eibar se transformó en sociedad anónima deportiva en 1992 cuando tuvo que suscribir un capital de 66 millones de pesetas (unos 400.000 euros), pero al descender a Segunda B y permanecer más de dos temporadas fuera del fútbol profesional, en su retorno a la Liga Adelante cuatro años después debe cumplir de nuevo la ley de sociedades anónimas.

Es el único club de los cuatro que subieron en junio pasado de Segunda B a Segunda que tiene un patrimonio neto positivo y, a pesar de ello, es el único obligado a aumentar su capital.

El equipo guipuzcoano podría descender en los despachos a Segunda B en agosto a pesar de que en el terreno de juego logre el ascenso a Primera División o se mantenga en Segunda.

El club eibarrés trabaja ya pensando en que se verá obligado a "pasar por el aro", y va a realizar una ampliación de capital parcialmente liberada.

Las acciones del Eibar valen 60 euros, pero ahora se podrán suscribir por 50 euros y la diferencia la cubrirá la sociedad anónima con cargo a sus reservas, con fondos propios.

Esto significa que el capital a suscribir deberá ser mayor, unos 2.380.000 euros en lugar de 1.724.272, porque lo que vale es el dinero aportado por los accionistas (1,7 millones).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios