Jueves, 21.11.2019 - 04:07 h

El Real Sporting afronta otra semana sin objetivos concretos

La plantilla del Real Sporting de Gijón afronta desde hoy otra semana de entrenamientos sin más objetivo que el finalizar la temporada en la mejor posición posible mientras que los aficionados estarán atentos a las pruebas que vaya a hacer el entrenador José Ramón Sandoval de cara a la próxima temporada.

Gijón, 21 may.- La plantilla del Real Sporting de Gijón afronta desde hoy otra semana de entrenamientos sin más objetivo que el finalizar la temporada en la mejor posición posible mientras que los aficionados estarán atentos a las pruebas que vaya a hacer el entrenador José Ramón Sandoval de cara a la próxima temporada.

Una vez conseguida la permanencia de manera matemática, Sandoval advirtió de que iba a dar más minutos a los jugadores que van a ganar protagonismo la próxima temporada, en detrimento de los que no seguirán o el club espera poder traspasar para equilibrar el presupuesto.

Además, el equipo filial ya acabó la temporada y alguno de sus jugadores podría tener alguna oportunidad, además de la presencia ya habitual de Borja López, Santi Jara, Guerrero o últimamente Juan Muñiz, que -salvo el último- empezaron la temporada en Segunda B, pero ahora ya son habituales en el primer equipo.

El cuerpo técnico del Sporting estudia presentar una oferta al veterano Javier Casquero, único futbolista que acaba contrato y que tiene opciones de seguir la próxima temporada, en la que serviría de contrapunto a la juventud e inexperiencia que se prevé en la mayor parte de la plantilla.

La sesión de hoy fue eminentemente física y en ella ya participaron con aparente normalidad alguno de los jugadores que fueron baja el pasado sábado ante el Xerez como son los casos de Mandi, Juan Pablo y Gregory mientras que Trejo realizó trabajo específico debido a una sobrecarga muscular y Bilic solo realizó parte de la sesión.

Siguen siendo baja Bustos, con rotura fibrilar; y Lora y Canella, que regresaron de Jerez con diversas contusiones, se ejercitaron con normalidad por lo que estarán a disposición del entrenador para jugar el próximo sábado en Huesca ante un rival en el que si pierde ante los rojiblancos estaría prácticamente descendido.

A los rojiblancos les quedan tres jornadas para finalizar la liga y en dos partidos se miden a equipos que se están jugando evitar el descenso como son el Huesca, penúltimo con 38 puntos; y el Mirandés, cuarto por la cola con 43, por lo que el Sporting puede resultar decisivo en lo que pase en la parte baja de la clasificación.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING