Se juega el pase a cuartos frente a Rusia

La Roja debe romper el maleficio: nunca ha ganado a la anfitriona de un Mundial

El partido del próximo domingo tiene una doble derivada para España. No solo se juega seguir en el Mundial, sino también romper con una tradición.

España
La Selección Española juega el domingo frente a Rusia / EFE

El pase a cuartos de España trae consigo un doble reto. No solo tendrá que vencer a Rusia para hacerse con un puesto, sino también romper con su propio maleficio. La selección española de fútbol deberá sumar su primera victoria ante una anfitriona de un Mundial para seguir adelante en el torneo después de no haberlo conseguido en sus tres intentos anteriores, con especial mención a lo sucedido en 2002.

España se plantaba en Corea del Sur y Japón bien posicionada para superar por fin el 'muro' de los cuartos de final ya que se enfrentaba a un equipo coreano, teóricamente inferior pero que estaba brillando en su cita y que había dejado fuera en la ronda anterior a Italia, con cierta polémica.

Pero el equipo entrenado por José Antonio Camacho tampoco pudo con una de las organizadoras. El combinado que dirigía el holandés Guus Hiddink supo aguantar y llegar a la tanda de penaltis donde el fallo de Joaquín fue decisivo en un partido también recordado por el arbitraje del egipcio Al-Ghandour.

Antes de ese encuentro, los otros dos cruces con anfitrionas de la Copa del Mundo no fueron favorables. En Brasil 1950, la 'canarinha' goleó por 6-1 a España en la segunda fase, mientras que en el debut mundialista del combinado nacional, en Italia 1934, tampoco hubo demasiada suerte. Tras eliminar a Brasil en octavos, España empató a uno contra la 'Azzurra', pero terminó cayendo por 1-0 en el desempate por culpa de un gol de Giusseppe Meazza en dos encuentros marcados por la excesiva dureza italiana y la actuación arbitral.

Ahora, La Roja tiene la oportunidad de resarcirse con la historia en el partido del próximo domingo. A las 16.00 hora española se la juega con Rusia, que también ha pasado primera de su grupo al cruce de octavos de final. Para el combinado anfitrión será la primera vez en octavos desde 1990, cuando aún jugaba como la Unión Soviética. Ambas selecciones se juegan mucho en el estadio Luzhniki de Moscú.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios