El Leicester gana la Premier y certifica la mayor hazaña de la historia del fútbol

El Tottenham no pasó del empate a dos ante el Chelsea y los 'foxes' se proclamaron campeones de la Premier League por primera vez en su historia. 

Hace dos años, el Leicester conseguía ascender a la Premier League y ahora es campeón con jugadores antes desconocidos. Así se fraguó el milagro. 

El Leicester gana la Premier y certifica la mayor hazaña en la historia del fútbol

Hace año y medio los Schmeichel, Mahrez y Vardy celebraban en el ayuntamiento de Leicester el campeonato de Championship y el consecuente ascenso a la Premier League. El célebre 'We are the champions' resonó por todo lo alto en una ciudad que no se imaginaba lo que ocurriría en 2016. El Leicester, ese equipo humilde que en 2015 sufrió hasta el final para mantener la categoría, sería campeón de la Premier League.

Los goles de un extrabajador de una fábrica, la magia de los regates de un desconocido argelino, y el trabajo de un francés 'bajito' se alinearon bajo la batuta de un entrenador italiano. Un hombre que ha saboreado el éxito al final de su carrera y con la hazaña más complicada entre manos. Sí, el Leicester y Ranieri son campeones de Inglaterra matemáticamente gracias al empate a dos entre Chelsea y Tottenham

La aspiración del Leicester de Ranieri a principio de temporada era mantener la categoría. El equipo se reforzó con 10 jugadores tras vender a cinco y perder otros tantos jugadores cedidos.

Entre las nuevas incorporaciones estaba Okazaki, buen futbolista japonés, y otros con menos nombre como Fuchs y Kanté. 

Lo dicho, salvar la categoría se firmaba al inicio de curso. Lo que pasa es que cuando en la jornada 13 vas primero con solo una derrota en tu haber, tu caché empieza a subir

"Se va a caer, tarde o temprano", "no va a durar", decían las voces de multitud de analistas deportivos a nivel mundial. No les faltaba razón porque en el primer encuentro serio de la campaña, el Leicester había claudicado en el King Power Stadium por 2-5 ante el Arsenal.

Sin embargo, los chicos de Ranieri siguieron impasibles basándose en una gran defensa y en un estilo de juego muy italiano. Esperar atrás y aprovechar el combate arriba de Vardy y la velocidad en la banda de Mahrez. Todo salió a la perfección, y el 6 de febrero el Leicester se dio cuenta de que podía ser campeón. 

Tras ganar al Liverpool 1-0 en casa, los 'foxes' visitaron el Etihad Stadium de su mayor perseguidor, el Manchester City.

El Leicester rindió demostrando de lo que era capaz y asaltó uno de los feudos más complicados de la Premier League. Huth en dos ocasiones y un golazo de Mahrez sellaron un 1-3 para una historia que estaba destinada a terminar bien. 

Después de perder ajustadamente ante el Arsenal, 9 jornadas con siete victorias y dos empates dejaron al Leicester al borde del milagro

Old Trafford era el escenario ideal, pero en un cuento de hadas no todos los momentos tienen por qué ser perfectos. Un empate con gol del capitán Wes Morgan aplazó el final feliz un día más. 

La historia tiene tanto encanto que hasta Ranieri estaba en un avión de vuelta a Inglaterra cuando el Tottenham jugaba en Stamford Bridge y no podía conseguir la victoria. Ese resultado de 2-2 hacía campeón al Leicester por primera vez en sus 132 años de historia. El mayor éxito del fútbol moderno en el que tiene mucho que ver un tal Vichai Srivaddhanaprabha.El rey del 'duty free' tailandés, héroe localEl millonario tailandés Vichai Srivaddhanaprabha, rey de los 'duty free' de su país, es el hombre en la sombra que ha construido la gran temporada del Leicester, club que compró cuando nadie apostaba por él en 2010 invirtiendo 40 millones de euros. Este amante del polo, de 58 años, forma parte de la élite de Tailandia, pero pese a su fortuna acostumbra a mostrarse cercano con los hinchas del fútbol, regalando cerveza y aperitivos en el estadio del club, el King Power, un lugar al que ha llegado en ocasiones para ver partidos directamente en helicóptero hasta el círculo central.A pesar de su gran popularidad, Vichai es un personaje algo enigmático y que tiene poco contacto con la prensa. Prefiere dejar a su hijo Aiywatt, conocido con el apodo de "Top", en la primera línea mediática."Hace apenas dos o tres años dijo que quería que el equipo consiguiera buenos resultados en la Premier League y aquí están", explico su hijo Aiywatt recientemente.Su fortuna, construida a partir de una primera única tienda en Bangkok, está estimada actualmente en 2.900 millones de dólares.Desde que compró el Leicester en segunda división, ha ido inyectando decenas de millones de euros, sin hacer mucho ruido ni comprar grandes superestrellas, una estrategia diferente a la de otros equipos adquiridos en los últimos años por millonarios.El plan ha funcionado a la perfección y sino que se lo digan a los Mahrez, Vardy y Kanté. Ranieri, sustituto inesperado, que formó un equipo infranqueable

En verano de 2015, el Leicester hacía oficial la destitución de Nigel Pearson como entrenador. El técnico que propició el ascenso y que había salvado a los 'foxes' consiguiendo una décimo cuarta posición, abandonaba el club por diferencias con la directiva. 

También pudo influir decisivamente el escándalo sexual que varios jugadores del Leicester protagonizaron en Tailandia celebrando la permanencia. Tres futbolistas fueron fulminantemente despedidos del club, entre ellos James Pearson, hijo del entrenador Nigel Pearson. 

Llegó Ranieri casi sin tiempo para formar un equipo a su medida, pero se adaptó a lo que había. Con él y su estilo sobrio pero efectivo, Vardy consiguió 22 goles y fue nombrado mejor jugador del año para la prensa inglesa. 

Asimismo, el honor de ser el mejor jugador de la Premier fue para el argelino Riyad Mahrez, una de las actuales perlas del fútbol mundial con 18 goles y 11 asistencias esta campaña. 

Junto a ellos la solidez de Drinkwater y Kanté en el centro del campo, la dirección del capitán Morgan desde la zaga y la seguridad de Schmeichel en portería, han hecho posible la mayor hazaña de la historia del fútbol.

Follow @Dmarinoroman//

Ahora en Portada 

Comentarios