Domingo, 08.12.2019 - 11:45 h

Liga BBVA: El Celta se salva en detrimento de un Deportivo fallón

  • El Celta será un año más equipo de Primera División después de haber ganado al Espanyol con un gol de Natxo Insa y de que el Deportivo perdiera ante la Real Sociedad.
  • El Zaragoza perdió ante el Atlético y el Mallorca cumplió y ganó al Valladolid, aunque ambos resultados de nada servían con la victoria celtiña

El Celta de Vigo es de Primera. Los vigueses han logrado la salvación en una última jornada emocionante a más no poder, donde el carrusel de ocho partidos ha obligado a todo el mundo a estar pendiente de su partido y de algún otro. Un gol de Natxo Insa en el primer tiempo y otro de Griezmann para la Real Sociedad ante el Deportivo de la Coruña han acabado por alegrar el día al Celta, que evitó el descenso en el último momento. Deportivo, Mallorca y Zaragoza caen a Segunda División.

Natxo Insa es el héroe de Vigo esta temporada. Él y el txuri urdín Antoine Griezmann, autor del tanto con el que la Real Sociedad ganó al Deportivo de la Coruña en Riazor. Ambos resultados (o el empate del Deportivo) era lo que el Celta necesitaba para poder salvarse en la última jornada de la Liga BBVA. Los vigueses dominaron ante un Espanyol que no se jugaba nada, mientras que la Real sufrió bastante para asegurarse los tres puntos y aprovechar la derrota del Valencia en Sevilla para lograr el cuarto puesto y el acceso a Champions League.

Balaídos, como también pasó en Riazor, La Romareda y Son Moix, fue una auténtica olla a presión. Los aficionados vigueses no se cansaron de animar a su equipo. El Espanyol pareció salir amedrentado ante tal ambiente, algo que aprovechó Natxo Insa para anotar el primer y único tanto del partido. En ese momento, con el empate del Deportivo, el Celta estaba salvado; algo que, como el maillot de líder en el Tour de Francia, dio alas a los vigueses para defender su portería a muerte.

Sergio García, Stuani y Verdú tuvieron oportunidades claras, pero el guión no incluía goles catalanes en Balaídos. Así las cosas, tantos jugadores del Celta en el banquillo, como aficionados en las gradas, todos estaban pendientes de la radio y de lo que pasara en Riazor.

Allí, el Deportivo salió a intentar encerrar a la Real en su área, pero los de Montainer han demostrado este año que son un equipo que no agachan la cabeza ante nadie. Se sobrepusieron al infierno azul en que se convirtió el feudo deportivista y lo hicieron enmudecer en el minuto 22. Fue Griezmann quien batió a Aranzubía.

Tras el descanso, los gallegos lo intentaron de todas las formas posibles. Fernando Vázquez se jugó el todo por el todo y metió en el campo a Oliveira y a Salomao, pero ninguno de los dos fue capaz de acertar con la portería rival. Cuando no era Bravo el que detenía el balón, era un palo el que impedía el gol local. La desesperación y los nervios acabaron pasando factura a un equipo que cae a Segunda División.

De lo que el Celta no se preocupó nunca fue de lo que pasaba en Zaragoza o en Mallorca. Ambos conjuntos necesitaban un pinchazo de los vigueses para no descender. Los maños firmaron un mal partido ante un Atlético de Madrid que acabó llevándose la victoria porque así lo quiso. Tuvo más opciones y acertó más de cara a gol. Dos tantos de Diego Costa en los minutos finales invalidaron el empate de Hélder Postiga. Antes Arda Turan le había dado una primera ventaja a los madrileños.

Los que sí cumplieron fueron los jugadores del Mallorca. Los bermellones superaron, no sin dificultades, al Valladolid, que dio problemas durante la primera parte. Alfaro adelantó a los locales, pero Bueno empató a la media hora. Martí, con un golazo desde fuera del área, volvió a adelantar a los isleños antes del descanso. En el segundo tiempo, Dos Santos y Márquez sentenciaron el encuentro e hicieron que todo el mundo mirara a Balaídos. El gol de Omar, a un cuarto de hora del final, no puso nervioso a un equipo que finalmente cayó a Segunda.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING