Los entrenadores españoles están de moda

Los entrenadores españoles continúan su particular conquista. Casi una veintena de técnicos españoles se encuentran entrenando a equipos de primer nivel en ligas de todo el mundo. Aunque no todos ellos han tenido gran fama como futbolistas de élite. ¿Quieres conocerlos?

Atrás quedaron los años donde los entrenadores españoles no tenían ningún tipo de crédito internacional, a excepción de valientes pioneros como Luis Suárez o Xavier Azkargorta, que fue el primer entrenador en cruzar el charco para conquistar las Américas, como hizo en su día Cristóbal Colón.

En la actualidad todo ha cambiado. La globalización también llegó al mundo del fútbol y con ello las oportunidades para los entrenadores españoles. Rafa Benítez (Liverpool e Inter) o Quique Sánchez Flores (Benfica) siguieron los pasos de Luis Suárez y Azkargorta dando a conocer al mundo el gran nivel de los entrenadores españoles.

Con el paso de las temporadas, otros compañeros de profesión han seguido el camino. Roberto Martínez (Wigan), Manolo Jiménez (AEK Atenas), Ernesto Valverde (Olympiacos) o Juande Ramos (Dnipro Dnipropetrovsk) son un claro ejemplo. Esta temporada los últimos en hacer las maletas han sido Luis Enrique (Roma) y Joaquín Caparrós (Neuxhatel Xamax).

Pero no todo ha sido un camino de rosas para los técnicos españoles. Entrenadores como Luis Aragonés o el actual seleccionador nacional, Vicente del Bosque, no tuvieron fortuna en su particular pasión turca. López Caro fue el último entrenador español es conocer los sinsabores de su aventura en el extranjero, concretamente en el Vaslui rumano.

En los últimos años han salido una hornada de jóvenes entrenadores menos conocidos mediáticamente, pero no por ello menos profesionales, que están despuntando fuera de nuestras fronteras. Dos casos muy llamativos son los de Julián Calero y Pablo López.

Julián Calero, a probar suerte en la fría y rica liga rusa.

Julián Calero es uno de estos jóvenes entrenadores que sin haber alcanzado fama como futbolista de élite se está dando a conocer a base de trabajo y sacrificio como entrenador.  Tras pasar por equipos como el Rayo Vallecano; donde coincidió con Michel, Real Madrid y la Agrupación Deportiva  Parla, este verano le ha llegado la oportunidad de entrenar al Volga Nizhny, equipo de la Primera División rusa, junto al ex futbolista y amigo Dmitri Cheryshev.

Su paso del Parla, en Tercera División, a la Premier League rusa ha sido una oportunidad que no podía dejar pasar como nos relata el propio Calero: "Tengo muchas ganas de vivir una experiencia como esta. Es una oportunidad profesional que significa poder entrenar en Primera División de una liga muy competitiva, cosa que en España es muy complicado".

Asegura que el fútbol español es un referente en el país ruso: "Nuestro fútbol es muy valorado fuera de España y más concretamente aquí en Rusia. Somos un referente para ellos.Es cierto que la forma de entender el fútbol es diferente a la que tenemos en España, por este motivo, hemos tenido que readaptar las formas de trabajar".

Julián Calero tiene claro que su futuro seguirá ligado al fútbol: "El sueño que persigo es ser feliz, y hacer feliz a los que me rodean. En el plano deportivo mi único objetivo es seguir disfrutando con lo que hago, ya sea en Primera División o en Tercera, porque el día que deje de hacerlo será el momento de ir pensando en dejar esta profesión".

Pablo López, en busca del sueño americano

Pablo López es otro de los ejemplo de esta nueva ornada de jóvenes entrenadores que están triunfando lejos de nuestro país.  Pablo abandonó España rumbo a New Jersey para ocupar los puestos de head coach (director deportivo) y entrenador del equipo sub-16 en la prestigiosa escuela de soccer TSF Academy. Atrás deja más de un década ligado al Rayo Majadahonda y media temporada como entrenador del San Fernando.

Desde su llegada, la TSF Academy no ha parado de lograr éxitos deportivos. "La experiencia está siendo espectacular desde el punto de vista personal, como profesional e incluso social. Los resultados nos están acompañando y estamos logrando cosas que jamás se habían conseguido aquí", reconoce Pablo. 

Sobre las posibilidades de entrenadores sin nombre en el mundo del fútbol, Pablo López tiene claro que el mundo del fútbol es justo: "Los que conocemos el mundo del fútbol sabemos de las facilidades que tienen para poder entrenar los antiguos jugadores de élite. Pero el tiempo termina poniendo a todo el mundo en su sitio. Yo siempre he dicho que el que es bueno, termina triunfando".

A pesar de no notar muchos cambios en la forma de trabajar tiene claro que el idioma es un obstáculo grande: "No hay muchos cambios en la forma de trabajar. Ellos tienen sus costumbres y tú te tienes que adaptar a ellas. A partir de ahí, tu implantas tus conocimientos adaptándote a su base. Aunque es cierto que el idioma es un impedimento. El fútbol son sentimientos y eso lo expresas con las palabras".

Sobre su futuro, Pablo López tiene claro que quiere seguir disfrutando de lo que más le gusta: "Tengo tres años más de contrato aquí, pero la vida da muchas vueltas. Tengo claro que quiero seguir haciendo lo que más me gusta, que es entrenar. Es mi profesión y a la vez mi diversión. Soy un privilegiado. Pero no te voy a mentir, me gustaría tener la posibilidad de entrenar algún día en la Primera División española".

Ahora en Portada 

Comentarios