Sábado, 21.10.2017 - 05:42 h

Manchester y Chelsea ganan y el Milan se ahoga

Las victorias del Manchester sobre el Wolfsburgo y del Chelsea en Chipre marcan una jornada que se recordará sobre todo por el batacazo del Milan en su estadio ante el Zurich y por el empate entre Bayern y Juventus.

0-1. El Milán extiende a Europa sus malos resultados y pierde ante el Zúrich
0-1. El Milán extiende a Europa sus malos resultados y pierde ante el Zúrich

El Milan, siete veces campeón de esta competición, padece uno de sus momentos más bajos. Fue sonrojado en el Giuseppe Meazza por el Zúrich, un equipo menor, sin tradición alguna e inicialmente condenado a un papel secundario en la Liga de Campeones que se llevó la victoria por 0-1 gracias a un golazo de Tihinen a los diez minutos. El equipo de Leonardo fue incapaz de enmendar el tempranero tanto de Hannu Tihinen, que terminó por condenarle y proporcionar el primer triunfo del conjunto helvético en la competición.

En este grupo, el dominio es claro ahora para el Real Madrid, agarrado a sus individualidades más que al juego de conjunto. Tras una primera mitad espesa apareció Ronaldo. El luso marcó dos goles y provocó un penalti, transformado por Kaká, para enganchar su séptima victoria seguida en la temporada. Es líder el conjunto de Manuel Pellegrini, con tres puntos de renta sobre Milán y Zúrich.

El Manchester United y el Burdeos, sin embargo, salieron airosos de sus compromisos a pesar de los apuros a los que les sometieron sus rivales. El conjunto de Alex Ferguson tuvo que dar la vuelta al partido contra el Wolfsburgo (2-1), encarrilado con el tanto del bosnio Edin Dzeko. Ryan Giggs y Michael Carrick remontaron en el tramo final del duelo. Mantiene el tipo el equipo inglés, que adoptó el mando del Grupo B en el que el CSKA Moscú batió al Besiktas (2-1).

El Burdeos pasó un mal rato frente al Maccabi Haifa, que mantuvo el tipo hasta que, a falta de cinco minutos, Michaël Ciani arruinó la estrategia defensiva de los visitantes. El equipo galo se postula hacia la segunda fase. Sobre todo tras el empate en Múnich entre el Bayern y el Juventus (0-0). Un marcador inútil para ambos. Especialmente para el cuadro italiano, que aún no conoce la victoria en la Liga de Campeones y que empieza a perder posiciones en la carrera hacia los octavos de final.

El Atlético de Madrid dio un nuevo paso atrás en sus intenciones europeas. Visitó de nuevo el estadio Do Dragao, donde cavó su tumba competitiva el pasado año. No le fue mejor. Todo se le puso en contra en el partido contra el Oporto. Perdió lesionado a su portero, Roberto, y obligó al debut oficial del joven David De Gea, de diecisiete años.

En la segunda mitad, Falcao y Rolando terminaron con las expectativas rojiblancas, cada vez con menos margen de error. Mientras, un gol del francés Nicolas Anelka impuso la lógica en la visita a Nicosia del Chelsea, que batió al APOEL por 0-1.

El Milan, siete veces campeón de esta competición, padece uno de sus momentos más bajos. Fue sonrojado en el Giuseppe Meazza por el Zúrich, un equipo menor, sin tradición alguna e inicialmente condenado a un papel secundario en la Liga de Campeones que se llevó la victoria por 0-1 gracias a un golazo de Tihinen a los diez minutos. El equipo de Leonardo fue incapaz de enmendar el tempranero tanto de Hannu Tihinen, que terminó por condenarle y proporcionar el primer triunfo del conjunto helvético en la competición.

En este grupo, el dominio es claro ahora para el Real Madrid, agarrado a sus individualidades más que al juego de conjunto. Tras una primera mitad espesa apareció Ronaldo. El luso marcó dos goles y provocó un penalti, transformado por Kaká, para enganchar su séptima victoria seguida en la temporada. Es líder el conjunto de Manuel Pellegrini, con tres puntos de renta sobre Milán y Zúrich.

El Manchester United y el Burdeos, sin embargo, salieron airosos de sus compromisos a pesar de los apuros a los que les sometieron sus rivales. El conjunto de Alex Ferguson tuvo que dar la vuelta al partido contra el Wolfsburgo (2-1), encarrilado con el tanto del bosnio Edin Dzeko. Ryan Giggs y Michael Carrick remontaron en el tramo final del duelo. Mantiene el tipo el equipo inglés, que adoptó el mando del Grupo B en el que el CSKA Moscú batió al Besiktas (2-1).

El Burdeos pasó un mal rato frente al Maccabi Haifa, que mantuvo el tipo hasta que, a falta de cinco minutos, Michaël Ciani arruinó la estrategia defensiva de los visitantes. El equipo galo se postula hacia la segunda fase. Sobre todo tras el empate en Múnich entre el Bayern y el Juventus (0-0). Un marcador inútil para ambos. Especialmente para el cuadro italiano, que aún no conoce la victoria en la Liga de Campeones y que empieza a perder posiciones en la carrera hacia los octavos de final.

El Atlético de Madrid dio un nuevo paso atrás en sus intenciones europeas. Visitó de nuevo el estadio Do Dragao, donde cavó su tumba competitiva el pasado año. No le fue mejor. Todo se le puso en contra en el partido contra el Oporto. Perdió lesionado a su portero, Roberto, y obligó al debut oficial del joven David De Gea, de diecisiete años.

En la segunda mitad, Falcao y Rolando terminaron con las expectativas rojiblancas, cada vez con menos margen de error. Mientras, un gol del francés Nicolas Anelka impuso la lógica en la visita a Nicosia del Chelsea, que batió al APOEL por 0-1.

Ahora en portada

Comentarios