Viernes, 24.11.2017 - 14:23 h

Peñarol impide el liderato de Nacional en un clásico con emoción e incidentes

Pese a protagonizar uno de los torneos más flojos de los últimos tiempos, el Peñarol impidió hoy al Nacional llegar al liderato del campeonato al derrotarlo por 3-2 en un clásico trepidante en el juego y que fue suspendido por varios minutos a causa de incidentes en la grada.

Montevideo, 24 nov.- Pese a protagonizar uno de los torneos más flojos de los últimos tiempos, el Peñarol impidió hoy al Nacional llegar al liderato del campeonato al derrotarlo por 3-2 en un clásico trepidante en el juego y que fue suspendido por varios minutos a causa de incidentes en la grada.

El partido comenzó de forma inmejorable para los Aurinegros, que a los 15 minutos ya iban por delante en el marcador gracias a una diana de Jonathan Rodríguez tras una jugada veloz en la que brilló especialmente Sebastián Piriz con un pase largo.

El Nacional, que pecó de ingenuo en algunas jugadas en las que cometió errores trascendentales en defensa, neutralizó la diferencia a los 26 minutos por medio de su goleador Diego Alonso, que remató de cabeza un centro de falta de González, pero solo dos minutos después vio como el Peñarol volvía a ponerse por delante gracias a Luis Aguiar.

En el 2-1 volvió a intervenir de forma providencial el juvenil Rodríguez, sin duda el mejor del choque, al hacer la pared que dejó a Aguiar en condiciones para anotar.

El tercer tanto de Peñarol fue un golpe psicológico demoledor para el Nacional porque llegó al minuto de juego de la segunda mitad en una jugada similar a la del primero, veloz y con pocos toques. Esta vez Aguiar y Rodríguez intercambiaron los roles y fue el primero el que asistió al otro para anotar.

Y entonces se produjeron los incidentes que embarraron el cotejo. Antes de llegar al cuarto de hora de juego de la segunda parte, el árbitro suspendió durante diez minutos el juego a raíz de los desmanes protagonizados por unos hinchas radicales del Peñarol que destrozaron parte de los asientos de la Tribuna Amsterdam.

Tras los disturbios, los intentos del Nacional por darle la vuelta al marcador fueron infructuosos y tuvieron un premio insuficiente con el tanto de Diego Arismendi a cinco minutos del final.

El resultado impidió a los Tricolores aprovechar la derrota del Danubio ante el River Plate del sábado por 1-2 para auparse al liderato del Apertura a falta de tres jornadas para el final del torneo.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios