Miércoles, 19.12.2018 - 05:15 h

El pichichi Messi tira del carro y agarra al Barça a La Liga en El Sadar (0-3)

El Barcelona mostró poca efectividad en la primera mitad pero en la segunda Suárez abrió la lata y Messi sentenció con un doblete a Osasuna.

Los rojillos estuvieron combativos y Sergio León mandó una vaselina al larguero. Messi es pichichi en solitario con 11 goles. El Barça sigue a seis puntos del Real Madrid.  

Te interesa leer: ¿Marcó Luis Suárez en fuera de juego el 0-1? Posición muy dudosa del uruguayo

El pichichi Messi tira del carro y agarra al Barça a La Liga en El Sadar (0-3)

Joaquín Caparrós dijo hace algunos años que visitar el Camp Nou era como visitar el dentista. No en vano, el técnico de Osasuna solo le ha ganado una vez al Barcelona en toda su carrera, y esta vez en El Sadar cosechó una nueva derrota. Se le atragantó el gol al Barcelona en los primeros 45 minutos, pero tras fallar dos manos a mano, salió el mejor Messi. Inició la jugada del gol en posición dudosa de Suárez y cerró el partido con un doblete para decir alto y claro que el Barça sigue en la carrera por La Liga.Nauzet sostiene a Osasuna

El Barcelona visitaba el campo del colista en una situación límite. Los tres empates consecutivos en La Liga, el último en el Clásico, dejaban a los de Luis Enrique contras las cuerdas en la lucha por el título doméstico con la única opción de ganar.

Parecía que los azulgranas tenían esos datos en mente y así lo demostraron desde el inicio del choque. Caparrós plantó la línea de presión de Osasuna en el centro del campo y el Barcelona se hizo con el dominio de la pelota, como se preveía.

Con Arda sustituyendo al sancionado Neymar, los dos compañeros de la 'MSN' del brasileño pudieron sentenciar el partido en 20 minutos. Pudieron, pero no lo hicieron.

Luis Suárez se erigió en la pesadilla de la defensa rojilla. Primero recibió un pase de Messi a lo Laudrup sin mirar y cruzó demasiado la pelota ante la salida de Nauzet, y después la suerte se alió con los locales cuando el '9' azulgrana se revolvió en el área pequeña rematando al poste.

El gol del Barcelona se presumía como cuestión de tiempo, y más si nos dicen que instantes después Messi gozaría de dos manos a mano. Una suerte en la que el argentino es casi infalible, como en el resto de facetas del juego.

Sin embargo, pasase lo que pasase en el resto del encuentro, Nauzet podrá contar siempre que le paró dos duelos directos consecutivos a Messi.

El primero fue espectacular. Una parada de balonmano con el pie, mientras que en el segundo no picó ante la vaselina del capitán culé. 

La pólvora catalana estaba sorprendentemente mojada, y casi lo pagan. Osasuna reaccionó ante el asedio con una ocasión crucial. De las Cuevas realizó un centro-chut desde la derecha y Oriol Riera no llegó al cuero por centímetros. Estaba solo en el segundo palo hacer el 1-0.

Quizás fue esa acción o la pesadumbre de haber fallado lo infallable lo que imprimió en el juego azulgrana una pájara de 20 minutos solo terminada con otro error de Messi en el área pequeña. El '10' había conseguido un 'hat-trick', pero no de goles como nos tiene habituado, sino de oportunidades desaprovechadas.Suárez abre la lata y Messi resuelve

Estaba jugando con fuego el Barcelona. Tanto que estuvo muy cerca de quemarse con una obra de arte de Sergio León desde 25 metros.

El habilidoso delantero de Osasuna lanzó solo un contragolpe y con cuatro rivales rodeándole se sacó de la chistera una vaselina espectacular que superó a Ter Stegen y se topó con el larguero.

Un aviso para los azulgranas que tocaban y tocaban sin profundidad. Se les estaba enredando el partido y el único que podía desenredarlo era Messi.

Busquets, muy presionado, consiguió llevar el balón al argentino en la frontal del área y este vio un pase a Jordi Alba que ningún otro hubiera podido ver.

El lateral, muy activo en el sector izquierdo, regaló el gol a Suárez a la altura del punto de penalti. El 0-1 subía al marcador con polémica, ya que el uruguayo estaba en fuera de juego por milímetros al tener adelantada la cabeza. Una acción muy complicada para el linier.

Un uruguayo abrió la lata y un argentino la cerró. En una jugada calcada a la del primer tanto, Jordi Alba aprovechó la dejada de Denis Suárez y puso el pase atrás, donde esta vez apareció Leo Messi para finiquitar el partido con 19 minutos por delante.

Dos asistencias de Jordi Alba en el partido y 10 goles para Luis Suárez en La Liga, que igualaba en el pichichi con Cristiano Ronaldo, aunque faltaba la traca final.

Messi hizo una jugada maestra. Se fue de tres y amagó a sus últimos rivales con un tiro imparable para Nauzet. Él sí se erigió como pichichi en solitario con 11 goles.

En la segunda mitad, el Barça sí demostró la efectividad que le faltó en la primera para continuar a la estela del Real Madrid.

Follow @Dmarinorr//

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios