Garralda: Los equipos que se sienten débiles se suelen crecer

  • Mateo Garralda, entrenador del Quabit BM Guadalajara, confía en las posibilidades de su equipo para puntuar en Huesca, pero no se fía del rival aunque no pueda contar con Raúl Bartolomé y Álvaro Ruiz.

Guadalajara, 29 nov.- Mateo Garralda, entrenador del Quabit BM Guadalajara, confía en las posibilidades de su equipo para puntuar en Huesca, pero no se fía del rival aunque no pueda contar con Raúl Bartolomé y Álvaro Ruiz.

"Estos equipos que se sienten débiles se suelen crecer y dan un buen nivel", ha dicho hoy Garralda en la rueda de prensa previa al partido.

A su adversario de mañana le ha descrito como "un rival que corre mucho, saca muy bien de centro, tiene una buena segunda oleada y en defensa están muy bien".

Además, el de Burlada ha subrayado que los aragoneses son sólidos, varían la profundidad de su zaga y tienen un ataque organizado y pocas pérdidas de balón.

En este sentido, Mateo Garralda asegura que es "un rival complicado, sobre todo en su casa" y recuerda que el Atlético de Madrid "las pasó canutas para ganar allí".

El entrenador del Quabit ha añadido: "Fuera de casa es muy difícil ganar. Ayer, Logroño empató en Granollers, y el Atlético hizo lo mismo en Zaragoza. La liga está muy igualada; hay que estar muy fino para sacar puntos a domicilio, y en casa tienes que estar muy bien también, para poder ganar".

En cuanto a los jugadores, José María Bozalongo está algo tocado de una rodilla, pero su entrenador lo tiene entre algodones y no faltará a la cita, con lo que Coque Fontenla, lesionado, es la única baja entre los alcarreños.

Semana a semana, los pupilos de Garralda están cogiendo confianza y sintiéndose más fuertes, tanto en ataque como en defensa.

"En esta línea, tenemos cada vez más bases y más argumentos para ganar partidos", ha dicho Garralda, que confía en la variabilidad de su ataque y en la fluidez del balón para intentar sorprender a la potente zaga oscense.

Respecto a la Medalla de Oro de Navarra al Mérito Deportivo que Mateo Garralda recibió ayer, ha admitido: "estaba nerviosísimo, pero muy a gusto. El evento me abrumó un poco y sólo puedo manifestar mi agradecimiento por este reconocimiento".

Garralda, que puso al Quabit BM Guadalajara como "modelo de hacer bien las cosas", hizo en su tierra un discurso humilde y hoy ha apuntado: "No soy ejemplo de nada, sólo traté de dar un mensaje de optimismo y de fuerza".

Mostrar comentarios