Viernes, 06.12.2019 - 02:19 h

La Buenos Aires más exclusiva abre sus puertas a la elite del olimpismo

La Buenos Aires más exclusiva abre estos días sus puertas a la elite del olimpismo internacional, reunida en el lujoso barrio de Puerto Madero, con motivo de la celebración de la 125 sesión del Comité Olímpico Internacional (COI), en la que se elegirá la sede de los Juegos de 2020.

Alida Juliani Sánchez

Buenos Aires, 5 sep.- La Buenos Aires más exclusiva abre estos días sus puertas a la elite del olimpismo internacional, reunida en el lujoso barrio de Puerto Madero, con motivo de la celebración de la 125 sesión del Comité Olímpico Internacional (COI), en la que se elegirá la sede de los Juegos de 2020.

Entre rascacielos, de hasta 175 metros de altitud, y en el margen del Río de la Plata, en los terrenos del antiguo puerto, se ubica el hotel Hilton, convertido en un fortín para la ocasión bajo la custodia de las fuerzas de seguridad argentinas.

Aislados del resto de la ciudad, en el barrio más joven y moderno de Buenos Aires, los miembros del COI comparten espacio con representantes de casas reales, jefes de Estado y deportistas internacionales.

Seis fuerzas de seguridad coordinadas y más de un millar de efectivos policiales, según fuentes oficiales, han blindado el barrio y se han encargado del corte de las calles adyacentes al hotel.

Sólo los miembros del COI y de las delegaciones de las candidaturas -Madrid, Tokio y Estambul-, tienen acceso al interior del Hilton, mientras los cerca de 2.000 periodistas acreditados -entre ellos cientos de japoneses- deben conformarse con el acceso a la carpa instalada en las cercanías del hotel.

Producto de una reconversión urbanística que en los años 90 le ganó terreno al Río de la Plata, Puerto Madero es hoy el barrio más caro de Buenos Aires y el elegido por políticos, futbolistas, grandes empresarios y estrellas de la televisión argentina.

Destino frecuente de turistas, la zona cuenta con algunos de los bares y restaurantes de moda.

Pero, como dicen los porteños, esa no es la auténtica Buenos Aires.

Ajena a la "burbuja olímpica", la ciudad mantiene la misma velocidad de siempre, envuelta en el sonido de su caótico tráfico, salpicada de protestas e inundada por el olor a carne asada al llegar el mediodía.

La Buenos Aires que los miembros del COI no verán es la capital cultural de Latinoamérica, la del tango, la literatura y el cine y también la de las villas donde viven hacinadas cientos de miles de personas.

Muy cerca del Hilton, la populosa Villa 31, una de las más pobladas de la ciudad, sigue creciendo en medio de las denuncias por inseguridad, narcotráfico y por las condiciones insalubres en que sobreviven sus vecinos.

Los invitados a la exclusiva sesión del COI tampoco sufrirán los atascos que desesperan a los porteños ni los piquetes que paralizan a diario la ciudad, aunque varias organizaciones han convocado para los próximos días protestas en las proximidades del Hilton con motivo de la cita olímpica.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING