La cuarta etapa presenta la dificultad del Mirador de Ézaro

  • La Vuelta, con la general apretada, se marcha mañana "al fin del mundo" con la cuarta etapa entre Lalín y Fisterra y un recorrido de 189 kilómetros, que incluye el Mirador de Ézaro y una explosiva cuesta final donde los favoritos pueden verse las caras.

Mirador de Lobeira, Vilagarcía (Pontevedra), 26 ago.- La Vuelta, con la general apretada, se marcha mañana "al fin del mundo" con la cuarta etapa entre Lalín y Fisterra y un recorrido de 189 kilómetros, que incluye el Mirador de Ézaro y una explosiva cuesta final donde los favoritos pueden verse las caras.

Igual que hoy, esta cuarta etapa tendrá un recorrido "rompepiernas", ya que la parte final volverá a picar hacia arriba pero la dureza no será suficiente como para que haya diferencias importantes.

En teoría, los líderes deberían superar esta jornada sin demasiados problemas. El Mirador de Ézaro es un puerto de tercera categoría aunque con unas rampas que superan hasta el trece por ciento de desnivel.

Es una subida para ciclistas explosivos como Purito Rodríguez o Valverde, aunque en la cima no se marcarán muchas diferencias al ser un puerto muy corto. Además, no es final de etapa como el año pasado.

4ª etapa: Lalín/A Estrada-Fisterra. 189 kilómetros.

Kilómetro 154,6. Alto del Mirador de Ézaro (3ª).

Mostrar comentarios