Messi le puede dar la puntilla a un Guardiola cada vez más discutido

    • Pep tiene una segunda oportunidad para inventar un sistema y una estrategia que sirva para contrarrestar al argentino y le deje con opciones de eliminar al Barça
    • El equipo azulgrana ha marcado 25 goles en los últimos siete partidos y no ha encajado ninguno, pero en su la última visita al Allianz Arena acabó goleado (4-0)
Guardiola se la juega ante un Messi imparable.
Guardiola se la juega ante un Messi imparable.

El enfrentamiento entre el Bayern y el Barça vuelve a ser un duelo entre Guardiola y Messi. Pep tiene una segunda oportunidad para inventar un sistema y una estrategia que sirva para contrarrestar al argentino y le lleve a su equipo a tener opciones de eliminar al Barcelona. El planteamiento de Guardiola no dejará indiferente. Necesita arriesgar, imponer un ritmo alto, intenso y lanzarse al ataque para hacer goles.

El Bayern tiene que salir a por el encuentro con la misma osadía que lo hizo contra el Oporto. Con un fútbol más vertical y arrollador consiguió acabar la primera parte con un resultado escandaloso (5-0) y ganó el partido de forma contundente y autoritaria (6-1). Fue una apisonadora. Pero el equipo de Luis Enrique no es el de Lopetegui. El intento de remontada será más complicado para los alemanes, que tienen noventa minutos para aprovechar la oportunidad de estar en la final que se juega en su país.

Guardiola vuelve a estar discutido por los últimos resultados, pero sobre todo por su filosofía y estilo de juego. Para él es irrenunciable. "Sólo entiende el fútbol teniendo la pelota. Me ha ido bien así siempre", comentó tras la dolorosa derrota en el Camp Nou. No todos comparten su ideas en Alemania. El último que le ha criticado es Matthaus: "Los jugadores han perdido la fe en Guardiola. No hay estabilidad". Duras palabras para un técnico que tiene una cita de máxima responsabilidad. El Bayern, desde que ganó la Bundesliga, ha perdido tres partidos. El Borussia Dortmund le eliminó de la Copa y el Barcelona le ha dejado groggy en la Champions.

Pep se juega mucho. La eliminación le pasará factura porque la final se juega en Berlín y, sobre todo, porque se le fichó para ganar la Champions. La temporada pasada no pudo con el Real Madrid y ahora es el Barcelona el que le tiene entre las cuerdas.

El Bayern buscará la proeza ante un Barcelona y un Messi imparables. El equipo de Luis Enrique lleva una excelente racha de resultados. En los últimos siete partidos, dos de Champions y cinco de Liga, ha marcado 25 goles y no ha recibido ninguno. Con estas cifras parece poco probable que el conjunto alemán consiga remontar el 3-0 de la ida. Tienen que darse muchas circunstancias desfavorables para los azulgranas para no conseguir el pase a la final de la Champions. La solidez atrás y la pegada arriba hacen que este Barça sea, incluso, favorito para ganar en el Allianz Arena.

Los precedentes no son buenos para el Barcelona. Ha jugado cuatro partidos en Múnich y el balance es de dos derrotas y dos empates. En las semifinales de la Copa de la UEFA (95-96) el resultado fue de 2-2. En la fase de grupos de la Champions (98-99) perdió 1-0. En cuartos de final de la Champions (2009) empató (1-1) y en 2013 cayó derrotado (4-0). La eliminatoria la tiene encarrilada, pero hay que pasar por el infierno del Allianz Arena.

Mostrar comentarios