Milan 0-1 Atlético: Seedorf se impuso en la pizarra, pero Simeone ganó la batalla

    • El equipo italiano fue superior durante grandes fases del partido ante un Atleti timorato en exceso.
    • Solo las paradas de Courtois y el gol de Diego Costa evitaron la victoria del Milan en San Siro.

Simeone quedará como el triunfador del partido en las estadísticas, pero fue Seedorf quien mejor planteó el partido en la pizarra. Desde el pincipio, el centro del campo milanista se impuso al rojiblanco con Kaká como punta de lanza para enganchar con Balotelli. Estas fueron algunas de las claves de la victoria rojiblanca pese a la superioridas italiana:La defensa adelantada del Milan apenas cometió fallos en todo el partido porque el Atlético no exigió más. Cada vez que los rojiblancos apretaban la salida del balón los milanistas pegaban el pelotazo e incluso tuvieron alguna pérdida. Ahí tenían que haber sacado más provecho. Abate si falló en un despeje y Costa no perdonó para hcer el único tanto.Taarabt, junto a Insúa. Seedorf colocó a su hombre de más talento en la posición clave. El marroquí ganó la partida una y otra vez en la banda y por ahí llegó casi todo el peligro local. Godín tuvo que multiplicarse en defensa.Los laterales del Milan se atrevieron más en ataque. Insúa no subió ni una sola vez con peligro y Juanfran no sacó provecho de sus tímidas subidas. En la más peligrosa puso un gran centro que no remató Raúl García por poco.El Atlético sufre demasiado cuando tiene que crear fútbol. El Milan lo sabe y replegaba unos metros para apretar en el momento justo y desactivar la 'sala de máquinas' rojiblanca. Hacía mucho tiempo que De Jong y Essien no controlaban la medular con tanta facilidad... hasta que se acabó el oxígeno.El ritmo lento benefició al Milan, que es capaz de crear peligro de esta forma. El Atlético no conseguía imprimir ninguna intensidad al partido. Solo el físico en el tramo final decantó el partido.La clave principal fue Courtois. El belga fue decisivo para mantener a los rojiblancos con vida en la primera mitad cuando los italianos más apretaban y pudieron haber marcado al menos un gol.

Mostrar comentarios