Mourinho, de traductor a entrenador de éxito

  • Mourinho dio sus primeros pasos en los banquillos de la mano de Bobby Robson, aunque como traductor. De ahí a convertirse en uno de los entrenadores de moda.
Mourinho, actual entrenador del Inter de Milán
Mourinho, actual entrenador del Inter de Milán
lainformacion.com
N. Díaz
N. Díaz

Posiblemente una de las personas más afectadas por la muerte de Sir Bobby Robson sea el portugués Jose Mourinho. "Es una de esas personas que nunca debería morir, no tanto por lo que hizo en su carrera, sino por lo que daba a quienes tuvimos la suerte de conocerlo y estar a su lado", destacó el portugués tras conocer su fallecimiento.

El técnico inglés y el actual entrenador del Inter de Milán coincidieron en los banquillos durante varias temporadas, cuando Bobby Robson decidió contratarlo como ayudante. Pero su función inicial no era como asistente deportivo sino como traductor del inglés. De esa experiencia salió el apodo del "traductor", apelativo despectivo con el que se conocía a Mourinho durante los primeros años.

Al comienzo de los 90, el portugués actuaba como ayudante en el Vitoria de Setúbal, hasta que fue reclamado por Robson para que ejerciese como intérprete, ya que el británico no tenía conocimientos de portugués, y su comunicación con los jugadores se volvía complicada. Eso sucedió en 1992 en el Sporting de Lisboa, después en el Oporto, y durante un año en el Barcelona. Robson se marchó pero Van Gaal mantuvo a Mourinho, pero ya como técnico asistente.

Meteórica carrera

Nadie pensaba que este licenciado en Educación Física, y especializado en Metodología del Fútbol, acabaría por tener una carrera tan brillante, con un enorme palmarés y con el mayor sueldo de un entrenador en el mundo del balompié. En el año 2000, decidió volar sin compañía. Fue contratado por uno de los clubes más prestigiosos de Portugal, el Benfica de Lisboa, para sustituir a Jupp Heynckes.

Pero tan solo nueve partidos después, y tras un cambio en la presidencia del equipo lisboeta, fue destituido por el nuevo presidente. La siguiente temporada pasaría por el Uniao de Leiria, un modesto club del centro de Portugal, al que situó en quinta posición. Eso llamaría la atención de conjuntos más importantes.

En enero de 2002 recaló en el Oporto, y clasificó al equipo blanquiazul en el tercer puesto. Pero la temporada de su despegue sería la siguiente cuando, con jugadores como Ricardo Carvalho, Deco o Costinha, consiguió un histórico triplete. Ganó la SuperLiga portuguesa, la Copa y la UEFA.

Campeón de Europa

Pero la consagración definitiva sucedió en 2004, después de ganar, de nuevo, la SuperLiga y también la Liga de Campeones, tras derrotar al Mónaco en la final. Ese verano Mourinho se convirtió en uno de los entrenadores más deseados por gran parte de los equipos europeos. A pesar de tener sus preferencias dirigidas al Liverpool, finalmente fue contratado por Abramovich para tomar las riendas del Chelsea.

En Londres contó con un presupuesto ilimitado para la contratación de jugadores pero los éxitos a nivel continental fueron menores que con el Oporto. Con los ingleses se adjudicó dos ligas en sus primeros años, pero en Europa no puedo levantar ningún título.  Precisamente en una de las vueltas del Mourinho al Camp Nou fue cuando mucho barcelonistas le recordaron su pasado como "traductor", únicamente con el ánimo de molestar al portugués.

Para la historia quedará la imagen del técnico celebrando uno de los goles de su equipo arrodillado en la banda del estadio blaugrana. En septiembre de 2007 deja el Chelsea por discrepancias con los dirigentes, y el pasado año decide probar suerte en el Calcio haciéndose cargo del Inter de Milán. Logra el campeonato italiano y la Supercopa. Mourinho sigue aumentando su palmarés.

Mostrar comentarios