Martes, 23.01.2018 - 19:00 h

Rafa Nadal y Roger Federer soñarán otra vez el tenis este domingo en Australia

Ambos protagonizan una de las rivalidades deportivas más impactantes, apasionantes y admiradas de la historia del deporte, que revivirán este domingo en la final por la que todo el mundo suspiraba.

El suizo y el español jugaron en 2.009 una épica final en Melbourne, que ganó Rafa, y en la que Federer no pudo reprimir el llanto. Rod Laver, palabra de mito: "Es genial volver a verles en la final".

Así vivimos en directo el pase a la final de Rafa Nadal

El deporte mundial sueña con que el tenis reencuentre a Nadal y Federer en la final de Australia

Uno de febrero de 2.009, Roger Federer, rompe a llorar como un chiquillo, Rafa Nadal le acaba de quitar al tenista suizo la posibilidad de igualar a Pete Sampras en la estratosférica marca de 14 grand slams. Fueron 4 horas y 23 minutos de una batalla épica (7-5, 3-6, 7-6(3), 3-6, 6-2) entre dos de los mejores tenistas de la historia, bajo el calor sofocante del verano austral, y el triunfo ha caído esta vez del lado del de Manacor.La final de 2.009, una de las mejores de la historiaEl partido está ya en el olimpo de los mejores partidos de la historia de este deporte, aunque no llega a los extremos heroicos del que estos dos colosos habían protagonizado en la final de Wimbledon del 2.008, considerado el mejor partido de la historia del tenis.El llanto de FedererEn la ceremonia de entrega de premios, los dos tenistas están extenuados y Roger Federer atrapa el micrófono para dirigirse al público... el suizo no puede contener las lágrimas. Rompe a llorar y no es capaz de articular palabra, hasta en un segundo intento minutos después en el que, pese a todo, también tiene detenerse porque su garganta no le daba aliento.Cuando llega su turno, Rafa abraza a Federer y le dedica lo mejor de su discurso. "Lo siento por hoy", le dice. "Sé realmente lo que sientes y lo duro que es, pero tu eres el mejor de la historia y seguro que igualarás los 14 de Sampras". Dos campeones, dos caballeros de la raqueta, dos deportistas de excepción, de los mejores de la historia en cualquier tipo de disciplina....Unos años bajo la 'tiranía' de DjokovicY se encontrarán otra vez, tras unos años de tiranía del serbio Novak Djokovic y, últimamente, del escocés Andy Murray, en los que ambos han estado algo alejados de lo más alto del ránking, en la final del Abierto de Australia 2017. Un sueño para todos los amantes del tenis, que revivirían una de las mayores y más apasionantes rivalidades de la historia del deporte moderno y un gran premio para ellos por no darse nunca por vencidos.[Siga la final en directo este domingo a las 9.30 en www.lainformacion.com y véala por tv en Eurosport y en Discovery Max]¿Cuántos veces les han dado por acabados a Federer y Nadal? Muchas. Pero siempre resurgen. Esta vez lo han hecho en el abierto de Australia, cuando parecía que tenían menos posibilidades que nunca.De hecho, hace apenas dos meses, Federer, en la inauguración de la Academia de Nadal en Mallorca dijo que "Yo con una pierna y tú con la muñeca lesionada, estamos los dos sólo para un partido benéfico". Ahora, las cosas son bien distintas, y los que son considerados posiblemente los dos mejores tenistas de la historia, están de vuelta. De hecho, nunca se fueron.Un camino triunfalLos dos se reencuentran en la final de un Grande después de haberse enfrentado en su periplo australiano con rivales de distinto calibre: El suizo, que tiene 35 años y 17 Grand Slam, pero también el hambre de gloria de un joven que da sus primeros pasos en el tenis mundial, tras seis meses de inactividad por una lesión en la rodilla, se midió en cuartos con el alemán Mischa Zverev, 50º del ranking y sorprendente verdugo del escocés Andy Murray.Federer arrancó el torneo como 17º preclasificado y contó con un guiño del destino, ya que en las dos primeras rondas tuvo rivales accesibles: el austríaco Jurgen Melzer y el estadounidense Noah Rubin. En la tercera ronda se topó con el primer peso pesado, el checo Tomas Berdych, 10º del mundo, pero se lo quitó de encima sin problemas.En los octavos de final le llegó su partido más complicado, frente al japonés Kei Nishikori, 5º del ránking y ahí el suizo tuvo que dar lo mejor de si para imponerse de manera ajustada en cinco sets. El destino se puso nuevamente de su lado y entonces su rival de cuartos de final será el alemán Zverev, quien dio la sorpresa y eliminó a Murray. Federer tuvo el último escollo antes de la final frente a su compatriota suizo Stan Wawrinka (4), al que derrotó en cinco sets, tras un encuentro épico.Vuelve el mejor NadalNadal (31 años y 14 grandes en su palmarés), que no ha competido por su lesión de muñeca desde los pasados Juegos Olímpicos del mes de agosto hasta finales del pasado mes de diciembre, arrancó el certamen como noveno favorito y en su camino a los cuartos de final derrotó al alemán Florian Mayer, al chipriota Marcos Baghdatis, a la nueva promesa del tenis, el alemán Alexander Zverev (19 años) y al francés Gael Monfils, 6º del escalafón. Nadal, tras dos años sin poder alcanzar los cuartos de final de un Grand Slam, ya está en la final. Ha vuelto y recuerda al Nadal de siempre. Milos Raonic en el caminoEn el camino del español apareció luego el canadiense Milos Raonic, 3º del mundo, y uno de los tenistas que viene pidiendo paso desde hace tiempo. A simple vista, este encuentro podría haber tenido más dificultad para él que el que tuvo que librar en semifinales ante el búlgaro Grigor Dimitrov (15), pero lo solventó con holgura en tres sets y recordando, por momentos, al mejor Rafa de su carrera.Pero Dimitrov iba a ser un tremendo escollo (el búlgaro no había perdido ni uno solo de sus 11 partidos del 2017) y solo hincó la rodilla tras cinco apasionantes, extenuantes y dramáticos sets (6-3, 5-7, 7-6, 6-7, 6-4) de una batalla agónica de cinco horas de partido en la que el "¡¡¡¡Vamooooossssss!!!!" ya clásico en el manacorense resonó en la pista central del Melbourne Park con más fuerza que nunca.Nadal gana a Federer en los 'cara a cara'Federer y Nadal, hasta que este domingo vuelvan a situar frente al televisor a centenares de aficionados al deporte de todo el mundo, se han enfrentado en todos estos años en el circuito profesional en 34 oportunidades con un saldo favorable muy amplio para el español, que se impuso en 23 partidos. De todos los encuentros, tres fueron en el abierto de Australia y en todos ellos ganó el español (final de 2009, semifinal de 2012 y semifinal de 2014).Una final entre ellos dos es un sueño para todos los amantes del tenis y un premio para dos jugadores que ya están en la historia, pero todavía siguen con hambre de gloria.Desde 2011 no se veían en la final de un 'grande'

Será la primera final entre dos viejos conocidos en un torneo de Grand Slam desde la de Roland Garros-2011, que ganó Rafa, que cuenta con ventaja de 6-2 en las ocho finales disputadas hasta ahora en los cuatro 'grandes' entre ambos colosos.La histórica rivalidad de dos ex números 1

La del domingo será la final que todos los aficionados al tenis deseaban, una rivalidad histórica en la última década entre dos ex número uno y que parecía que nunca más se iba a volver a repetir por los problemas físicos que tuvieron ambos tenistas el pasado año.

"El año pasado fue duro, me ha costado volver a mi mejor nivel. He trabajado mucho, pero ni podía soñar con llegar a la final en mi segundo torneo del año", admitió el español aún a pie de pista.

"Es algo muy especial creo que para los dos el hecho de volver a una final de un 'grande' y tener la oportunidad de competir el uno contra el otro tras dos años de problemas" con las lesiones, explicó el tenista español tras ganar su semifinal.

"Creo que ninguno de los dos nunca pensamos que íbamos a encontrarnos de nuevo en la final del Abierto de Australia", dijo Nadal,Nadal ha disputado 21 finales de un 'grande'

Jugará su vigesimoprimera final de un 'grande', la cuarta en Melbourne.  En el caso de superar al de Basilea, Nadal aumentaría a 15 sus títulos de 'Grand Slam', situándose como el segundo mejor de la historia y a dos precisamente del suizo, el que más posee con 17. Además, sería el primero de la 'Era Open' en completar por segunda vez el 'Grand Slam' al ganar en más de una ocasión los cuatro 'grandes' ya que tiene nueve Roland Garros y dos Wimbledon y dos US Open.De hecho, uno de los mejores tenistas de siempre, el australiano Rod Laver, un auténtico mito de la raqueta, ha confesado que le gusta ver una final entre Roger Federer y Rafael Nadal en este Open de Australia 2017: "Es genial verles (a Federer y Nadal) en la final. Han estado batallando durante los últimos 11 años y vuelven a encontrarse aquí. Es genial. Un lujo".

Ahora en portada

Comentarios