Nico Sánchez, gran partido del 10, ante otro mítico 10 como Maradona

  • El apertura argentino Nico Sánchez fue el héroe en la victoria de los Pumas contra Tonga (45-16), este domingo en el Mundial de rugby, que puso virtualmente en cuartos a su equipo. Fue tal vez el mejor partido del 10 de los Pumas ante la mirada de otro diez mítico como fue Diego Maradona, presente en las gradas de Leicester, pero en fútbol.

Sánchez afirmó que se emocionó al ver al astro futbolístico en persona, cuando fue al vestuario a visitar al equipo.

El tucumano de 26 años, que lidera la tabla de goleadores del Mundial, con 51 puntos, anotó este domingo 25 de los 45 de su equipo, con un try, cuatro conversiones y cuatro penales, afirmó estar emocionado por el encuentro, entre un diez rugbístico y un diez futbolístico.

"Yo entré en el vestuario tarde y al verlo ahí se me puso la piel de gallina. Fue muy lindo. Era la primera vez que lo encontraba. No pensaba que iba a ser tan choqueante. Fue medio fuerte verlo así de repente. Me produjo una sensación bastante rara", afirmó Sánchez.

"Me regaló una camiseta de la selección argentina de fútbol que pone Maradona con el número 10. Es un lindo recuerdo y yo le di le mía", explicó.

Pese a la victoria y la buena actuación personal, Nico Sánchez tenía un sabor agridulce por los errores en el inicio del partido que complicaron el triunfo.

"Un día muy lindo. Son muchas cosas lindas las que pasaron. Es momento de tener los pies sobre la tierra y saber que queremos y tenemos que jugar un rugby mejor, manteniendo un nivel de juego los 80 minutos", señaló.

"Es lindo lo que vivimos hoy, que estuviera Maradona, haber ganado y clasificar a cuartos de final, pero trato de nos salirme del foco y no pensar a nivel individual", explicó.

El apertura, que jugará la próxima temporada en la franquicia argentina del Super Rugby, tras haber jugado en Francia en Burdeos y Toulon, insistió en que no hay que centrarse en su labor sino en la del equipo.

"No sé si es mi mejor partido. Me costó pasar de 0 a 100, ya que estuve tres meses parado (tras volver de Francia), pero es el momento de pensar en el equipo y ya habrá tiempo de pensar en la parte individual. Tenemos que mejorar mucho en cuartos de final", explicó.

Sánchez reconoció que Tonga les puso las cosas difíciles en ocasiones, sobre todo en los primeros minutos de partido.

"Nos sorprendió totalmente, sobre todo en el contacto físico, en el uno contra uno. Pensábamos que íbamos a sacar más diferencia. En el mano a mano nos ganaban", concluyó.

El equipo no jugó del todo bien, pero Sánchez tuvo un día redondo a nivel personal. Un 10 al que felicitó a otro gran 10.

psr/pm

Mostrar comentarios