Jueves, 13.12.2018 - 17:29 h
Mundial de Rusia 2018

Qué es el VAR, la tecnología que 'salvó' a España ante Marruecos en el Mundial

El golazo de Iago Aspas en los últimos minutos fue en un principio anulado por fuera de juego, pero el videoarbitraje demostró que era válido.

Fotografía de Iago Aspas durante el partido entre España y Marruecos.
Iago Aspas durante el partido entre España y Marruecos. / EFE.

El VAR se está convirtiendo en uno de los grandes protagonistas de este Mundial de Rusia, primer campeonato del mundo en el que se está utilizando el 'Video Assistant Referee', aunque ya se habían llevado a cabo algunos experimentos en el Mundial de Clubes desde 2016, la Copa de Confederaciones de 2017 y algunos torneos locales.

Este lunes, España ocupaba ya casi la segunda posición del Grupo B con la derrota momentánea ante Marruecos y la victoria de Portugal sobre Irán, pero en los instantes finales de los dos partidos apareció el VAR.

En lo que va de Mundial se han pitado 20 penaltis, 9 de ellos con la ayuda del VAR, en la que va camino de ser la edición en la que más penas máximas se han pitado en la historia. El partido entre Francia y Australia fue el primero en la historia de la Copa del Mundo en la que el videoarbitraje (VAR) modificaba una decisión del colegiado.

Cómo funciona el VAR

Un grupo de asistentes de los árbitros ven el partido desde una sala de realización desde la que visionan las jugadas polémicas al detalle. Si ven algo raro, llaman al árbitro por el pinganillo. O si es el colegiado el que tiene dudas, contacta con la sala. Tras la primera opinión de estos asistentes, el colegiado tiene dos opciones. Fiarse o acudir a la banda, donde otro asistente ya tiene en su tableta la jugada polémica. El árbitro observa la jugada y toma una decisión. En teoría, todo este proceso no debe tardar más de dos minutos.

El vídeo sirve para analizar cuatro situaciones: determinar si la pelota sobrepasó la línea de gol, para revisar las expulsiones, para los penaltis y para concretar qué jugador realizó una falta. Asimismo, solo se emplea en los fueras de juego en caso de que un jugador en posición dudosa haya marcado un gol.

Con el asistente de vídeo, las jugadas polémicas o dudosas se pueden corregir en un tiempo medio de 12 segundos. El árbitro acude detrás de la portería y consulta las repeticiones que el asistente de vídeo le tiene preparadas.

O se le odia o se le ama. Nadie es indiferente al VAR, el revolucionario asistente arbitral de vídeo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios