Miércoles, 08.04.2020 - 21:36 h

Real Madrid 3 - 2 Manchester City: Cristiano, en un final loco, decide un partido de dos entrenadores rácanos

  • El Manchester City se adelantó dos veces en el Bernabéu.
  • El Real Madrid igualó un minuto después de recibir los goles de su rival.
  • Cristiano marcó el gol de la victoria en el último minuto

Dos entrenadores que no les gusta jugar al ataque propinan espectáculos como el que se vio en el Santiago Bernabéu... hasta que el partido se volvió loco. El Manchester City, con una de las mejores plantillas del mundo, no tiró a puerta hasta el minuto 68, cuando Dzeko hizo el 0-1. El Real Madrid, revolucionado por su entrenador en la alineación inicial, dominó con fluidez el partido, pero sin crear peligro más que en lanzamientos lejanos. Resumen: el duelo entre el campeón de la Liga y el de la Premier League, pese a ser entretenido, dejó más interrogantes que respuestas tras lo sucedido en Sevilla.

Mancini mandó a su equipo atrás. Pese a tener a Silva, Nasri, Tévez o Touré Yayá, el campeón inglés apenas traspasó la línea del centro del campo durante el primer tiempo. El Real Madrid, con Varane en el centro de la defensa y Essien por Özil en un trivote, dominó a su antojo, pero todo lo que hizo lo hizo bien... hasta la frontal del área. Cristiano, muy motivado toda la noche, lo intentó desde el primer momento: lanzó cinco veces a puerta en los primeros veinte minutos y en dos de ellos salvó Hart a lo grande.

Faltaba el pase al interior, el desmarque, la asistencia, la profundidad, pero el Manchester City estaba colgado de su portería y no dejaba espacios. Marcelo comenzó a erigirse en figura e Higuaín falló sólo delante del portero, pero todo se iba a decidir en una segunda parte de locura.


Locura absoluta en el Bernabéu

Todo seguía el mismo guión del primer tiempo hasta que Mourinho quitó a Essien y Mancini dio entrada a Dzeko. Las meigas se aparecieron para que, en la primera contra de los ingleses, el bosnio abriera el marcador (0-1) batiendo por bajo a Casillas. Tocaba apelar a la épica y Mou se cargó a Khedira e Higuaín para dar entrada a Benzema y Modric. Tarde, teniendo en cuenta que el rival había salido a defenderse, pero fue Marcelo el que alegró la tarde al técnico luso al lograr la igualada tres minutos después de encajar el gol inglés.

Todo volvía al principio, pero con poco más de un cuarto de hora por delante... que iba a convertirse en una locura. El City encontró espacios en un Real Madrid que se fue a por el partido y las ocasiones empezaron a sucederse en las dos áreas: Kolarov y Touré Yaya tuvieron el 1-2 a la contra, pero fue el lateral el que logró el segundo tanto inglés al botar una falta con efecto que botó dentro del área y sorprendió a Casillas. Era el minuto 85... y el 'run-run' del Bernabéu subió dos escalones en la escala de 'runrunes' de cabreo.

Los últimos minutos fueron de locura. El Madrid se volcó y el City no salía de su área. Benzema hacía el empate en el 86 con un golazo a la media vuelta y Cristiano pudo hacer el tercero un minuto después con un equipo desmelenado. Pero el fútbol fue justo y le tenía reservada una gran sorpresa al portugués. En el minuto 90, con un Bernabéu volcado, Ronaldo se fue de dos rivales, se metió en el área y disparó por enésima vez. El balón pasó por encima de Kompany y Hart, que le había sacado disparos mucho más difíciles, se lo comió. El Madrid se hacía con una victoria merecida y más que necesaria de cara al futuro, pero el resultado puede ocultar las carencias del equipo y de su entrenador durante el partido.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING