Obligados por la crisis

Los ricos (del fútbol) también lloran y recortarán los sueldos por 750 millones

Los grandes equipos, que también están obligados a rebajar sus límites salariales por ley, ya recurren a los pagos en diferidos en los próximos años a sus grandes estrellas para poder retenerlos en las renovaciones.

Los jugadores del Athletic Club de Bilbao celebran su pase a la final de Copa del Rey de 2021.
Los jugadores del Athletic Club de Bilbao celebran su pase a la final de Copa del Rey de 2021.
AFP7 vía Europa Press

El Athletic Club, flamante finalista de la Copa del Rey 2021 -aún le queda por disputar también el 3 de abril la final de Copa del 2020 ante su eterno rival, la Real Sociedad, aplazada por la pandemia-, ha sido el primer equipo de LaLiga en acordar una segunda rebaja salarial con su plantilla tras la de abril del año pasado. El Betis también la negocia estos días con sus jugadores. Florentino Pérez anunció igualmente en la asamblea del Real Madrid del pasado 20 de diciembre que debería hacerlo -los jugadores ya renunciaron a parte de su ficha el pasado año o a la prima de 1 millón de euros por cabeza tras ganar la Supercopa y LaLiga- y el presidente del Barça que salga de las urnas este domingo deberá de acometer otra rebaja después de diferir este año el pago de 172 millones de euros a la plantilla.

Se prepara, de aquí al mes de junio, una nueva oleada de ajustes salariales entre los clubes de la Liga española. No en vano, según los últimos datos aportado por la Liga de Fútbol Profesional presidida por Javier Tebas, los clubes españoles, que soportan debido a la pandemia del SARS CoV-2 una reducción de ingresos que se acerca a los 2.000 millones de euros, han visto cómo su límite salarial se reducía de los 2.979.603.000 euros con los que se cerró el pasado ejercicio, a los 2.224.105.000 con los que se finalizará el presente. Un ajuste de 755 millones de euros, una reducción del 21,5%, que recae en la principal partida de gasto de los clubes: la masa salarial de sus plantillas de jugadores y técnicos.

Sin duda, el club que más está sufriendo la crisis y que además está inmerso en otra grave crisis institucional y hasta judicial es el Barça. Y es que los de La Masía tienen una deuda reconocida de 1.173 millones de euros, de los que 730 son a corto plazo. Antes del 30 de junio, por ejemplo, el club debe de pagar a los bancos 266 millones de euros, 90 de ellos a Goldman Sachs. Unos números que hablan prácticamente de ‘quiebra técnica’ en una entidad que se gasta en el sueldo de sus futbolistas el 74% de sus ingresos, más de 600 millones de euros, y que ahora ve cómo ha pasado de disponer de los 671 millones de euros de límite salarial en la temporada 2019-2020, a apenas 348 millones, casi la mitad, año y medio después. 

La situación para los culés es dramática, económicamente hablando, hasta el punto de que ‘sotto voce’ los tres candidatos al sillón presidencial del club azulgrana en las elecciones de este domingo, Toni Freixa, Víctor Font y Joan Laporta, reconocen en privado, aunque ninguno de ellos se atreve a decirlo en público, que una de las soluciones sería que la estrella del equipo, Lionel Messi, que ya amagó con irse de su club de toda la vida en verano, y con una ficha anual, según desvelaba ‘El Mundo’ hace unas semanas, de 155 millones de euros, no quisiera seguir en la entidad tras finalizar su actual contrato en 30 de junio. Sea como fuere, si el argentino continúa en Barcelona, y ya con 34 años, "solo podremos pagarle, como máximo, la mitad de lo que gana ahora", reconoce a La Información una persona cercana a uno de los tres candidatos a la presidencia del club. "Si Leo quiere seguir aquí, que es lo que deseamos todos los culés", asegura, "habrá que encontrar fórmulas imaginativas para pagarle, por ejemplo diferir en muchos años el pago de la ficha", reconocía esta fuente.

De hecho, el Barça ya ha logrado diferir el pago de las fichas de sus jugadores en diversas anualidades para ‘ahorrarse’, éste año, 172 millones de euros, pero el ‘tijeretazo’ deberá de ser todavía mayor antes del mes de junio. El otro club que ya se ha movido ha sido el Athletic Club, que acaba de logar un acuerdo para rebajar la retribución de los jugadores por un fijo del 8,43% de las cantidades establecidas, cifra que se puede incrementar al 10,26% en función de determinadas circunstancias variables que se pudieran producir. Esta rebaja se añade a la del 6% acordada el 15 de abril de 2020.

Lo cierto es que a los clubes españoles, que pagan unos salarios altísimos a sus jugadores, la pandemia -que no pueda haber público en los estadios, con la consiguiente reducción además en marketing o venta de merchandising y algunos de ellos, como a Real Madrid, Osasuna o Levante, inmersos en ambiciosas remodelaciones de sus estadios- les ha cogido con el pie cambiado. Lo ha dicho esta semana Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional: "Los que más me preocupan son los grandes clubes, que son los más afectados, aunque estamos pudiendo aguantar la crisis sabiendo reducir gastos. El fútbol español es solvente". 

Es solvente, pero tiene que seguir reduciendo gastos. Como sucede en el Barça, una de las estrellas del Real Madrid, su capitán Sergio Ramos, deberá rebajarse sustancialmente su ficha anual, entre 26 y 30 millones de euros brutos al año, si quiere continuar en el club blanco (finaliza su contrato el 30 de junio)o, en su caso, como han realizado los jugadores azulgranas, diferir el cobro en varios años. Una fórmula "no muy ortodoxa", desde el punto de vista del ahorro, reconoce el miembro de una firma auditora porque "supone aplazar el gasto, no reducirlo", pero "sin nada que objetar desde el punto de vista legal", y a la que se pueden acoger varios clubes en las próximas semanas.

Y es que el Real Madrid ha visto reducido su límite salarial -aunque tras el mercado de invierno y merced a la venta de jugadores se le ha incrementado ligeramente respecto a principios de temporada- un 26,2% en un año. Hasta 473 millones de euros desde los 641 de hace un año. 168 millones de euros menos. El Atlético de Madrid, actual líder de LaLiga Santander tiene rebajado su límite salarial en 131 millones de euros, hasta los 217 millones, una rebaja del 37%. Hay que tener en cuenta que el técnico del Atleti, Diego Pablo Simeone, es el entrenador mejor pagado del mundo, con unos ingresos brutos anuales de 43 millones de euros, casi el doble de lo que cobra Pep Guardiola en el Manchester City y una cifra muy superior a las que perciben José Mourinho, Jurgen Klopp o Zinedine Zidane en el Tottenham, Liverpool y Real Madrid. ¿Se tendrá que rebajar ‘el Cholo’ la ficha? Pues a tenor de las cifras que se manejan en el nuevo límite salarial, probablemente sí.

Otros de los clubes que se tienen que apretar el cinturón en cuestión de salarios son el Valencia, una rebaja de 84 millones, y el Betis, con 36 millones. Los verdiblancos ya negocian una segunda rebaja, o una flexibilización en los pagos, con sus jugadores, después de que los futbolistas del Betis ya acordaron con el club una primera rebaja de los salarios el pasado abril para evitar que a los trabajadores del club se les aplicará un ERTE. 

Y el Valencia de Peter Lim (el empresario de Singapur dueño del club ché, que junto al Barça es el equipo que en mayor porcentaje ha visto reducido su límite salarial, un 47,4%, ha optado por la vía de vender jugadores o no renovarles, caso de Kondogbia, Parejo, Coquelin, Ferrán Torres... a costa de devaluar su plantilla y tener dificultades para mantenerse en Primera división. Con todo, el Valencia, deberá vender antes de fin de año a más jugadores por valor de unos 40 millones de euros para equilibrar el presupuesto. Guedes, Maxi Gómez, Carlos Soler o Gayá, sus futbolistas más valiosos, están en la rampa de salida.

El ajuste salarial también ha llegado para Levante, Alavés, Getafe, Eibar o Sevilla, que deberán rebajar los sueldos de los jugadores entre los 33 millones del Levante o el millón de euros del Sevilla. Por contra, merced a su buena gestión económica y a sus buenos resultados deportivos, Real Sociedad, Osasuna, Villarreal, Valladolid o Granada tienen un mayor margen salarial que hace un año. En este sentido merece destacarse la situación del Granada, que ascendió a LaLiga Santander en la temporada 2019-2020 y ese mismo año se clasificó para disputar la Europa League, donde, de momento, ha alcanzado los octavos de final. El club nazarí, propiedad de Daxian 2009 SL, bajo el control del grupo de inversión chino Wuhan DDMC Football Club Management Co., Ltd. y su presidente Yi Rentao, podía gastarse en sueldos 37,8 millones de euros en febrero de hace un año y ahora mismo, su límite salarial se sitúa en 56,8 millones.

Lógicamente, Elche, Huesca y Cádiz, ascendidos la pasada campaña han visto subir mucho su límite salarial. Pero en general los futbolistas de la Liga española tendrán que apretarse el cinturón. Objetivo: que los clubes se ahorren 755 millones de euros en salarios. 

Mostrar comentarios