Lunes, 15.07.2019 - 22:14 h
El evento televisivo y comercial del año

La Super Bowl en cifras: 6.000 millones en apuestas y cinco millones por anuncio

Tras alcanzar el récord de audiencia en 2015, los espectadores caen cada año y la inversión publicitaria se recorta por primera vez en una década.

Super Bowl
Imagen de los cascos de los Rams de Los Ángeles (d) y de los Patriots de Nueva Inglaterra (i). / Efe

Estados Unidos cuenta las horas para la 53 edición de la Super Bowl, la gran final del fútbol americano estadounidense y, además, el evento televisivo con mayor audiencia... con lo que eso supone de impacto económico por su capacidad de alcanzar los hogares -y los bolsillos- de millones de americanos. La madrugada de este domingo a lunes, los Patriots de Nueva Inglatera y los Rams de Los Ángeles serán los protagonistas en un partido que traspasa fronteras. Porque, más allá del evento deportivo, la cita mueve millones de dólares en publicidad y apuestas, por mucho que el año pasado ya decayó en audiencia final.

Desde 2010, la final de la NFL supera los 100 millones de espectadores, lo que supone un escaparate publicitario único por el que muchas empresas están dispuestas a pagar cifras estratosféricas. Los anunciantes 'se pelean' porque sus spots salgan en pantalla, por lo que la cadena de televisión encargada de la retransmisión recibe grandes ofertas. Este año la cadena CBS cobra entre 5,1 y 5,3 millones de dólares por espacios publicitarios de 30 segundos, según recoge Bloomberg, una cifra similar a la del 2018, cuando se pagó 5,24 millones por el anuncio más caro.

A pesar de las grandes cantidades que se manejan, parece que en 2019 el ascenso de los precios de estos anuncios se ha estancado, ya que desde hacía más de una década continuaban subiendo sin parar. Como recoge la CNN, en 1967, cuando se celebró la primera edición, se pagaban cerca de 40.000 dólares por un comercial de 30 segundos. Es decir, en 52 años el valor ha aumentado en 131 veces.

Una de las causas del estancamiento en los precios de los anuncios de este año puede venir de la ya mencionada caída en la audiencia. En 2015, la Super Bowl alcanzó su récord absoluto con 114,4 millones de espectadores. A partir de ese año, el evento ha sufrido una caída de su audiencia hasta los 103,4 millones del año pasado, la cifra más baja en los últimos 9 años. Pese a todo, el evento rezuma atractivo comercial y la CBS no tendrá problema para cerrar su parrilla (estaba al 90% a mediados de semana).

En paralelo, otro de los grandes atractivos de la Super Bowl son las apuestas. La final de la NFL dispara el número de apuestas que se realizan. Según estimaciones de la American Gaming Association, 22,7 millones de personas apostarán durante el partido, el 52% a favor de los Rams y el resto a favor de los Patriots. En total, esta edición movilizará unos 6.000 millones en el sector.

El trofeo Vince Lombardi es el objetivo final de los Patriots y los Rams, que se enfrentarán en el Mercedes Benz Arena de Atlanta. No hay nada más preciado para un deportista en Estados Unidos: se trata de una figura valorada en 25.000 dólares. Mucho mayor es el impacto económico de la Super Bowl en los ingresos que reciben tras la final los ganadores. Este año los jugadores del equipo vencedor percibirán 124.000 dólares y quienes pierdan 62.000, según los datos de Statista. La NFL igualmente entrega 150 anillos, para repartir entre jugadores, equipo técnico y otros integrantes del club, valorados en 5.000 dólares. La liga de fútbol americano también manda realizar piezas de joyería para el club perdedor, pero su coste debe ser menor de la mitad del anillo de los ganadores.

Polémica edición

En lo deportivo, los 'Pats' llegan a su novena final, la tercera consecutiva y, al igual que los Rams, llegan tras vencer sus respectivas conferencias como visitantes, algo que no sucedía en la NFL desde 2013. Pero además del juego, los aficionados de ambos equipos disfrutarán de uno de los eventos musicales del año. Más negocio, ya que uno de los momentos más esperados es el intermedio del partido cuando diferentes artistas actúan.

El espectáculo es uno de los escaparates publicitarios más codiciados para los artistas, pero este año, sin embargo, ha costado encontrar algún artista que aceptase participar. Finalmente, el grupo Maroon 5 será el protagonista del intermedio musical. Pero antes que ellos, artistas como Rihanna, Pink o Nicki Minaj rechazaron actuar en la Super Bowl en solidaridad con Colin Kaepernick, el jugador negro de la NFL que en 2016 empezó a arrodillarse mientras sonaba el himno estadounidense como denuncia ante la brutalidad policial y otras injusticias sociales y raciales.

Lady Gaga confirma que será la protagonista de la Super Bowl 2017
Lady Gaga fue la protagonista de la Super Bowl 2017. / L.I.

Junto a Maaron 5 actuarán este domingo como invitados los raperos Big Boi y Travis Scott. Este último estuvo a punto de rechazar su participación, pero finalmente aceptó al conseguir que la NFL hiciese una donación de 500.000 dólares a Dream Corps, una organización que trabaja por diferentes causas sociales. Al final, como en todo lo que rodea al evento más publicitado del mundo, el dinero manda. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios