Miércoles, 22.11.2017 - 21:45 h
Castigado durante su carrera

El calvario físico de Nadal: la rodilla ha sido la última de 21 lesiones en 14 años

Una sobrecarga por estrés en el tendón rotuliano de la pierna derecha obligó al tenista balear a retirarse de la Copa de Maestros.

El calvario físico de Nadal: la rodilla ha sido la última de 21 lesiones en 14 años
    

La carrera de Rafa Nadal le ha encumbrado como uno de los mejores tenistas de la historia. Una trayectoria de casi tres lustros en las que ha llenado sus vitrinas de los más variopintos títulos del planeta, incluidos los cuatro Grand Slam. Prácticamente sólo le queda un trofeo de enjundia que levantar, la Copa de Maestros, que tendrá que esperar un año más. Y es que Nadal tuvo que retirarse el pasado lunes del campeonato celebrado en Londres por unos problemas en la rodilla. Un problema más en el calvario que ha vivido en los últimos catorce años, con 21 lesiones en total.

Todavía siendo un adolescente, a los 16 años, Nadal sufre su primera lesión importante cuando se prepara para afrontar el que hubiera sido su debut en Roland Garros: una fisura en el codo derecho (él juega al tenis con la izquierda, pese a ser diestro de nacimiento). Al año siguiente, en 2004, los problemas vuelven a aparecer, esta vez en el escafoides de su pie izquierdo, para obligarle a perderse otra vez el abierto francés y también Wimbledon.

En 2005, una inflamación en el pie izquierdo y una tendinitis rotuliana en ambas rodillas no le impiden participar en ningún gran torneo, y por fin debuta con victoria en Roland Garros. Sí se pierde, en cambio, Paris-Bercy y Shanghái por precaución.

La siguiente temporada empieza con otra inflamación, esta vez en su pie derecho, y sigue con problemas de espalda, que le impiden jugar el Open de Australia y le obligan a retirarse en Queens.

Molestias constantes en las rodillas

En 2007 vuelven los problemas en las rodillas, y también unos calambres en el brazo izquierdo, fruto de una deshidratación en Cincinnati. El año de su consagración como número uno, 2008, termina con una tendinitis en la inserción del tendón del cuádriceps. Más molestias en las rodillas que ya serían una constante en los años venideros, como en 2009, que le hacen caer en Roland Garros y le fuerzan a no estar en Wimbledon; y en 2010, cuando abandona el Open de Australia y termina por tratarse con plasma enriquecido para evitar el dolor.

Nadal sobrelleva 2011 con unas molestias en el tendón peroneo, fruto probablemente de un cambio en la pisada para no sobrecargar sus ya maltrechas rodillas, que vuelven a darle 'guerra' el curso siguiente. Entonces, y tras caer en Wimbledon en segunda ronda, el balear decide parar durante siete meses por una lesión en el tendón rotuliano.

De regreso, ya en 2014 sufre bloqueos en la espalda que le hacen perder la final del Open de Australia ante Wawrinka; también una lesión más importante en la muñeca derecha que le obliga a renunciar a los torneos de Toronto, Cincinnati y el US Open. Por si fuera poco, unas ampollas en su mano izquierda le acompañan durante toda la temporada, y remata el curso con un tratamiento de células madre en la espalda y una apendicitis.

En 2015, Nadal 'sólo' sufre unas molestias musculares que le condicionan en el Open de Australia y, sobre todo, un bloqueo mental que el propio tenista reconoce como su gran problema de la temporada. Y en 2016, después de un buen inicio de curso, una lesión en la muñeca izquierda le obliga a abandonar Roland Garros y a anunciar su adiós temporal para recuperarse definitivamente tras ganar el oro olímpico de dobles.

Ya este 2017, con el número uno amarrado hasta final de año después de llevarse su décimo Roland Garros y su tercer US Open, las malditas rodillas le han obligado a renunciar a la Copa de Maestros tras el primer partido y a retirarse en París.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios