Domingo, 22.09.2019 - 19:44 h

Una golpeada Serena tiene dudas sobre el resto de su temporada de tenis

Serena Williams no podía dejar de pensar este jueves en su dolor en la rodilla izquierda durante su partido por las semifinales del Abierto de tenis de Estados Unidos, que perdió ante la checa Karolina Pliskova en dos sets por 6-2, 7-6 (7-5).

Williams, de 34 años, buscaba su 23º título de Gran Slam que la llevaría a superar el récord que comparte con la alemana Steffi Graf como las mayores ganadoras en la era de los torneos Abiertos.

La estadounidense, cuya derrota le costó ceder el número uno del ránking mundial ante la alemana Angelique Kerber, dijo que "algunos serios problemas en la rodilla izquierda" habían afectado su juego, tanto mental como físicamente.

"Cuando estas lesionado estás pensando en otras cosas", dijo. "Igual, yo estaba haciendo errores que no hago, y definitivamente no hice mi mejor partido en este torneo en particular".

Campeona de seis US Open, Serena analizó en profundidad su derrota y dijo que falló mucho tiros "simples y sencillos, que con facilidad suelo hacer".

"Sólo puedo decir que mentalmente estaba pensando más en mi pierna y no en los tiros", indicó.

Williams alabó la capacidad de Pliskova para tomar ventaja en su primera semifinal de Gran Slam, y aseguró que incluso con la lesión, si la checa le hubiera dado alguna oportunidad "la habría aprovechado".

Serena no fue clara sobre cómo se produjo la lesión, pero sugirió que fue en la segunda o tercera ronda disputada la semana pasada.

Empero, su entrenador Patrick Mouratoglou, dijo a periodistas que Williams había estado sintiendo dolores desde su victoria en cuartos de final contra la rumana Simona Halep, quinta sembrada, el día anterior.

Aunque Halep se convirtió en la primera tenista en quebrarle el servicio a Williams en el torneo, llevándola a tres sets en un partido físico que duró dos horas y 14 minutos, la estadounidense insistió en que la fatiga no fue un factor en su derrota en semifinales.

"No estaba cansada del partido de ayer," dijo. "Soy una jugadora profesional, he estado jugando durante más de 20 años. Si no puedo recuperarme después de 24 horas y volver a jugar entonces yo no debería estar en el circuito".

Mientras Williams se mostró reacia a discutir la naturaleza de la lesión, Mouratoglou la calificó como "un golpe en el hueso".

Ambos dijeron que era demasiado pronto para decir cómo podría afectar a la programación de Williams para el resto del año.

Es el segundo año consecutivo en que Williams se ha visto eliminada en las semifinales del US Open.

De haberse mantenido una semana más al frente del ránking mundial habría llegado a las 187 semanas seguidas y romper el récord que también comparte con Graf.

Williams cerró cualquier discusión sobre el ránking, negándose incluso a contestar preguntas sobre el mismo.

"No hablo de eso en absoluto", dijo, y se marchó de la rueda de prensa.

Mouratoglou le quitó leña al fuego al recordarle a los periodistas que más allá del ránking, estaba el récord de 309 victorias en partidos de Gran Slam que Serena había completado en este US Open.

"Perder el número uno no es un gran problema. Su prioridad es ganar Gran Slams", afirmó el entrenado francés.

bb/psl/cd

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios