Lunes, 27.05.2019 - 14:11 h

Un triatleta fallece en el Ironman de Frankfurt por hidratarse solo con agua

  • Al sudar a los largo de las 19 horas de competición, el cuerpo perdió todo el sodio y no tomó sales para recuperarlo.
  • Las condiciones eran extremadamente duras especialmente en el tramo final de la prueba y el termómetro marcaba más de 35 grados.
Varios triatletas llegaron exhaustos a la meta del IronMan de Frankfut

El Ironman es la prueba más exigente del triatlón. Consta de 3.86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42.2 km de carrera a pie. La gran mayoría de los mortales nunca completará uno, ni siquiera lo iniciará. En el de Frankfurt ha ocurrido una tragedia que ha terminado con la vida de un británico de 30 años.

La prueba se disputó el pasado 6 de julio y el deportista falleció tres días después en el hospital en en que ingresó al desfallecerse al termino de la competición. Marcó un tiempo algo superior a las 19 horas: más de doce horas en la carretera entre la carrera y la bicicleta y más de seis de natación. Las condiciones eran extremadamente duras especialmente en el tramo final de la prueba y el termómetro marcaba más de 35 grados.

Según confirmaron las pruebas médicas, sufrió un edema cerebral debido a las altas temperaturas y a la falta de sales. "Al cruzar la meta perdió la consciencia y comenzó a tener convulsiones. Tomamos las medidas necesarias pero no pudimos hacer nada para salvar su vida. La causa de la muerte fue la falta de suministro de sales en el cuerpo. Bebió mucha agua, pero no tiene sodio y el cuerpo cuando suda pierde todo el sodio. La falta de este mineral provoca una alteración del equilibrio hidroelectrolítico en el cerebro", explicó el doctor Leo Latasch, que dirigía un equipo con 30 médicos y 350 trabajadores de la Cruz Roja.

El deportista se desvaneció al pasar la línea de meta y los médicos "tomamos inmediatamente las medidas necesarias". Pero al llegar a la clínica "el cuerpo estaba muy deteriorado y el cerebro hinchado. Ninguna operación hubiera salvado su vida", añade leo Latasch.

Desde la organización apuntan que están en "estado de shock. Hicimos todo lo posible para dar información a los triatletas para que combatieran el calor". Añaden que a lo largo del recorrido había siete puestos de avituallamiento y cada 1,5 kilometros los atletas podían tomar alimentos salados y bebidas isotónicas. La prueba contaba con 14 toneladas de hielo y 1.000 infusiones. A pesar de estas medidas de prevención, 24 atletas tuvieron que ser atentidos por los médicos y 7 fueron ingresados en la UCI.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios