Un Maccabi en crisis busca curar sus heridas en Málaga

  • Inmerso en una profunda crisis de juego y resultados, el Maccabi de Tel Aviv viaja hoy a Málaga en busca de una victoria balsámica que le saque de la pesadilla que le atormenta en el campeonato nacional, en el que en apenas dos semanas ha recibido sendas palizas de parte de rivales directos.

Jerusalén, 12 nov.- Inmerso en una profunda crisis de juego y resultados, el Maccabi de Tel Aviv viaja hoy a Málaga en busca de una victoria balsámica que le saque de la pesadilla que le atormenta en el campeonato nacional, en el que en apenas dos semanas ha recibido sendas palizas de parte de rivales directos.

La última, el pasado lunes en el propio Nokia Arena, donde sucumbió por treinta puntos (58-78) ante el otro equipo de la ciudad, el Hapoel Tel Aviv, con una plantilla varios escalones inferior a la del Maccabi.

Desenchufado desde el primer minuto, sin tensión competitiva y carencias graves tanto en ataque como defensa, los macabeos tiraron el partido en el primer cuatro, que concluyó con un parcial 10-25 imposible de remontar.

Los actuales campeones de la Euroliga sufrieron de las mismas carencias que le llevaron a la histórica derrota de la semana pasada en Jerusalén, también por treinta puntos (93-63): una defensa débil, un alto porcentaje de pérdidas de balón y una preocupante incapacidad para leer el partido y desactivar las virtudes del rival.

Larry O'Bannon, fichaje estelar del Hapoel, se dio un festín en su debut en la Superliga israel, con 29 puntos y 13 rebotes y una sensación de dominio total en la que le acompañaron Durand Scott -18 puntos- y Yancy Gates con 14.

En Maccabi, solo Devin Smith -que perece el único que mantiene las prestaciones del año pasado- se acercó a esas estadísticas -20 puntos- y fue el mejor de una plantilla errática y perdida en el parqué, pasto de una crisis que ya admite sin ambages su entrenador, Guy Goodes.

"Esto no es una simple crisis. Nos encontramos en un agujero muy profundo, sobre todo desde el punto de vista mental. Estamos intentado remontar pero no parecemos capaces"", afirmó tras el partido.

"Les he dicho que no pueden arrojar la toalla", agregó el técnico, que tiene sobre sus hombros la larga sombra de su profesor y predecesor, David Blatt, un hombre con una capacidad asombrosa a la hora de convencer a plantillas regulares de que son los mejores y sacar de ellas más de lo posible, como le ocurrió a Maccabi el pasado año, inesperado eurocampeón.

Para colmo de males, Maccabi perdió también a su tirador, estrella y capitán, Guy Pnina, que se hubo de marchar con el talón de aquiles muy dolorido y podría pasar una temporada lejos de las pistas.

En estas condiciones, Goodes observa el encuentro de mañana en Málaga, ante Unicaja, como la mejor vía para recuperar la moral y las sensaciones, como ocurrió semanas atrás con la victoria ante el Alba Berlín.

Confiando, además, en que no sea un nuevo espejismo: tras la apabullante victoria (69-84) llegó la debacle de Jerusalén y la racha actual de tres partidos perdidos.

A las dos derrotas frente a los dos Hapoel, se unió la decepcionante partido en Tel Aviv ante el Cedevita de Zagreb (73-83), que ha colocado al defensor del título tercero, con dos victorias y dos derrotas, en el grupo B tras el imbatido CSKA de Moscú y la propia escuadra española.

Mostrar comentarios