Unos mil efectivos velarán por la seguridad del partido

  • Unos mil efectivos, entre miembros de las policías nacional y municipal velarán por la seguridad del encuentro entre el Real Madrid y el Apoel Nicosia, partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, en el estadio Bernabéu, y declarado de "alto riesgo".

Madrid, 3 abr.- Unos mil efectivos, entre miembros de las policías nacional y municipal velarán por la seguridad del encuentro entre el Real Madrid y el Apoel Nicosia, partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, en el estadio Bernabéu, y declarado de "alto riesgo".

El dispositivo de seguridad será coordinado por la Delegación del Gobierno y estará integrado por efectivos de policía nacional con sus respectivas Unidades de Intervención Policial (UIP), caballería, motos, guías caninos, radio patrullas y helicópteros.

A ellos hay que unir miembros de la policía municipal y de la propia seguridad privada del estadio, para un partido al que están previstos acudan unos 3.000 aficionados del conjunto chipriota.

El dispositivo se mantendrá operativo antes del comienzo del partido, durante su celebración y una vez finalizado, según ha informado la Delegación del Gobierno.

Se activará a primera hora de la mañana coincidiendo con la llegada a la capital de los cerca de 3.000 aficionados del Apoel Nicosia, que serán acompañados por la policía hasta el estadio, donde quedarán acomodados en sectores opuestos a los ocupados por la afición madrileña.

Horas antes del inicio del encuentro, un despliegue policial por los alrededores del Santiago Bernabéu, vigilará especialmente los lugares de reunión y concentración de los seguidores de ambos clubes. EFE.

Mostrar comentarios