Domingo, 22.10.2017 - 08:34 h

Musaví insiste en que su movimiento está dentro del marco de la Revolución

Teherán.- El líder opositor reformista iraní, Mir Husein Musaví, ha insistido en que su movimiento se encuadra en el marco de los principios de la Revolución iraní y que su único objetivo es reformar "lo desviado".

Destacado político reformista iraní obtiene la libertad bajo fianza
Destacado político reformista iraní obtiene la libertad bajo fianza

Teherán.- El líder opositor reformista iraní, Mir Husein Musaví, ha insistido en que su movimiento se encuadra en el marco de los principios de la Revolución iraní y que su único objetivo es reformar "lo desviado".

En declaraciones divulgadas por la agencia de noticias laboral Ilna, el inspirador del denominado "movimiento de esperanza verde" instó a aquellos que le critican a que aclaren las recriminaciones.

"El movimiento sigue los principios de la revolución y no es ajeno al sistema islámico... Fue creado y creció en el seno del sistema y sigue comprometido con el mismo acercamiento", dijo el ex primer ministro, según Ilna.

Musaví fue el principal contrincante reformista del presidente ultraconservador iraní, Mahmud Ahmadineyad, durante las polémicas elecciones presidenciales del pasado 12 de junio.

Nada más conocerse el resultado, el ex primer ministro y el otro candidato aperturista derrotado, Mehdi Karrubí, denunciaron un fraude masivo en favor del vencedor.

La denuncia fue seguida por manifestaciones multitudinarias de protesta que fueron reprimidas con dureza y en las que murieron alrededor de una treintena de personas -según cifras oficiales- y cerca de 4.000 fueron detenidas.

Desde entonces, varios responsables políticos, militares y religiosos iraníes han pedido que se procese a Musavi por poner en peligro la seguridad del país.

La polémica ha sumido a Irán en su mayor crisis política en los últimos treinta años.

Hoy, el gran ayatolá Naser Makarem Shirazi, crítico con el presidente y con los sucesos postelectorales, instó a establecer un comité integrado por diputados y otras prominentes figuras del país para tratar de poner fin a la disputa política.

En declaraciones recogidas por la agencia de noticias local Mehr, el clérigo, uno de los más reputados del país, subraya que "esas disputas no son de interés para el país".

En una reunión con estudiantes y clérigos en la ciudad santa de Qom, Makram Shirazi, que posee el mayor rango dentro de la jerarquía religiosa chií, advierte que hay "gente dentro de Irán que ignora los principios islámicos y azuza la disputa política con rumores y mentiras en internet".

"Si la situación se agrava, todos los grupos, el pueblo, la Administración, y el Parlamento sufrirán las consecuencias y esto no interesa al país", advirtió.

El gran ayatolá agregó, según Mehr, que ahora que Irán va a retomar las negociaciones con la comunidad internacional, la continuidad de esa disputa minará su posición y los extranjeros tratarán de aprovecharlo.

Irán y el denominado grupo 5+1 -integrado por los países miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania- se sentarán mañana en Suiza a una misma mesa para tratar de retomar el diálogo nuclear.

Teherán.- El líder opositor reformista iraní, Mir Husein Musaví, ha insistido en que su movimiento se encuadra en el marco de los principios de la Revolución iraní y que su único objetivo es reformar "lo desviado".

En declaraciones divulgadas por la agencia de noticias laboral Ilna, el inspirador del denominado "movimiento de esperanza verde" instó a aquellos que le critican a que aclaren las recriminaciones.

"El movimiento sigue los principios de la revolución y no es ajeno al sistema islámico... Fue creado y creció en el seno del sistema y sigue comprometido con el mismo acercamiento", dijo el ex primer ministro, según Ilna.

Musaví fue el principal contrincante reformista del presidente ultraconservador iraní, Mahmud Ahmadineyad, durante las polémicas elecciones presidenciales del pasado 12 de junio.

Nada más conocerse el resultado, el ex primer ministro y el otro candidato aperturista derrotado, Mehdi Karrubí, denunciaron un fraude masivo en favor del vencedor.

La denuncia fue seguida por manifestaciones multitudinarias de protesta que fueron reprimidas con dureza y en las que murieron alrededor de una treintena de personas -según cifras oficiales- y cerca de 4.000 fueron detenidas.

Desde entonces, varios responsables políticos, militares y religiosos iraníes han pedido que se procese a Musavi por poner en peligro la seguridad del país.

La polémica ha sumido a Irán en su mayor crisis política en los últimos treinta años.

Hoy, el gran ayatolá Naser Makarem Shirazi, crítico con el presidente y con los sucesos postelectorales, instó a establecer un comité integrado por diputados y otras prominentes figuras del país para tratar de poner fin a la disputa política.

En declaraciones recogidas por la agencia de noticias local Mehr, el clérigo, uno de los más reputados del país, subraya que "esas disputas no son de interés para el país".

En una reunión con estudiantes y clérigos en la ciudad santa de Qom, Makram Shirazi, que posee el mayor rango dentro de la jerarquía religiosa chií, advierte que hay "gente dentro de Irán que ignora los principios islámicos y azuza la disputa política con rumores y mentiras en internet".

"Si la situación se agrava, todos los grupos, el pueblo, la Administración, y el Parlamento sufrirán las consecuencias y esto no interesa al país", advirtió.

El gran ayatolá agregó, según Mehr, que ahora que Irán va a retomar las negociaciones con la comunidad internacional, la continuidad de esa disputa minará su posición y los extranjeros tratarán de aprovecharlo.

Irán y el denominado grupo 5+1 -integrado por los países miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania- se sentarán mañana en Suiza a una misma mesa para tratar de retomar el diálogo nuclear.

Ahora en portada

Comentarios