Domingo, 19.11.2017 - 19:09 h

El Parlamento iraquí le pide a Al Abadi que tome por la fuerza las plantas petroleras de Kirkuk

El Parlamento iraquí ha pedido este miércoles al primer ministro de Irak, Haider Al Abadi, que envíe tropas a la región de Kirkuk, que se encuentra bajo la jurisdicción del Gobierno Regional del Kurdistán, para tomar control de sus plantas petroleras.

Los combatientes peshmerga kurdos tomaron el control de Kirkuk, una región que cuenta con habitantes de múltiples etnias, en 2014, cuando el Ejército iraquí huyó de la región ante el avance del Estado Islámico, que se hizo con un tercio del país.

El rápido avance de los kurdos evitó que las instalaciones petroleras y sus oleoductos cayeran en manos de los milicianos yihadistas. La región, históricamente reclamada por los kurdos, también es hogar de muchas comunidades turcas y árabes. El Gobierno Regional del Kurdistán les incluyó en el referéndum de independencia celebrado este lunes.

"El Gobierno tiene que devolver las plantas petroleras de Kirkuk al Ministerio de Petróleo", reza la resolución aprobada por el Parlamento de Bagdad. Los parlamentarios han pedido a Abadi que emita "órdenes a las fuerzas de seguridad para que se desplieguen en las áreas bajo disputa, incluida Kirkuk".

El primer ministro de Irak ya ha tomado represalias por una consulta que considera inconstitucional y este martes ha dado a la región kurda tres días de plazo para ceder el control de sus aeropuertos.

Vencido este ultimátum, el viernes a las 15.00 (hora local), Al Abadi dará orden de cerrar los dos aeropuertos, para lo cual dice haber contactado ya con varios países, si bien por el momento sólo Irán ha dado pasos en este sentido suprimiendo rutas.

El primer ministro iraquí ha advertido también de que no negociará con Barzani ningún tipo de contraprestación adicional: "Los líderes de la región del Kurdistán no escucharon los llamamientos para no celebrar el referéndum y no mantendremos ninguna discusión".

El Parlamento central autorizó a Al Abadi a tomar todas las medidas que considerase necesarias para frenar las ansias independentistas de la zona septentrional, pero el frágil equilibrio entre comunidades que rige la política en Irak obliga a Al Abadi (chií) a avanzar con cautela, lo que parece descartar a corto plazo las opciones del bloqueo económico e incluso acciones militares.

La región del Kurdistán iraquí, en el norte del país, es autónoma e independiente 'de facto' desde la guerra de Irak de 1991 y cuenta con su propio ejército, los peshmerga. Es una de las cuatro regiones históricas del Kurdistán junto con la región kurdo-siria (Rojava), el sureste de Turquía y el noroeste de Irán.

Tanto Turquía como Irán se oponen radicalmente a la independencia del Kurdistán iraquí puesto que sería un referente para la población kurda que vive en ambos países. Además, Teherán es aliado político del Gobierno chií instalado en Bagdad, igualmente contrario a la votación.

Ahora en portada

Comentarios