Lunes, 11.12.2017 - 08:37 h

Merkel señala al terrorismo islamista como "la prueba más difícil" a la que Alemania hizo frente en 2016

Merkel ha indicado que los atentados sufridos en suelo alemán son una "estimación amarga y despreciable", sobre todo cuando los ataques han sido llevados a cabo "por personas que vinieron, aparentemente, a buscar refugio en el país del que recibieron ayuda y apoyo".

Durante el último año, Europa ha sido testigo de numerosos atentados terroristas perpetrados por presuntos miembros o simpatizantes del autodenominado Estado Islámico. Sólo en Alemania, han tenido lugar al menos tres ataques.

El primero ocurrió el pasado mes de julio cuando un afgano de 17 años atacó con un arma blanca a los pasajeros de un tren en Wurzburgo, sin dejar víctimas mortales. El sospechoso fue identificado a través de la agencia Amaq, vinculada al grupo yihadista, como un "soldado del 'califato'".

Tan sólo unos días después, un refugiado sirio se inmoló, sin dejar víctimas, en Ansbach. El último y más grave tuvo lugar la semana pasada en Berlín, cuando doce personas murieron y cerca de 50 resultaron heridas tras ser arrolladas por un camión en un mercado navideño. El autor, un tunecino, fue abatido días después en Italia.

Según Merkel, este tipo de actos "hacen burla" de la voluntad de su país por ayudar, y también de aquellos "que realmente necesitan y se merecen protección" de Alemania. En este contexto, no obstante, la canciller ha pedido confianza en que Berlín tendrá una "firme determinación" de adoptar una postura contra el mundo terrorista de odio "con humanidad y solidaridad".

A pesar de haber sido duramente criticada por su política de puertas abiertas hacia los refugiados, que huyen principalmente de conflictos como los actuales en Irak, Siria o Afganistán, Merkel ha reiterado su postura en este sentido y ha defendido su decisión de continuar con estas medidas.

"Mientras vemos imágenes de la ciudad bombardeada de Alepo, en Siria, reiteramos lo importante y vital que ha sido para nuestro país aceptar a aquellos que realmente necesitaban protección, y de ayudarles a integrarse en este país", ha indicado.

Asimismo, ha apuntado que para enfrentarse al odio del terrorismo, "se es más fuerte cuando se está unido", reiterando que el Estado mantendrá su lucha contra el terrorismo para garantizar la seguridad y la libertad.

UNA DEMOCRACIA MÁS FUERTE EN 2017

En el discurso, recogido por diferentes medios de comunicación germanos, Merkel se ha comprometido a que el Gobierno introduzca "de ser necesario" políticas y medidas legales adicionales, haciendo hincapié en la necesidad de obtener un país con más unidad y una democracia más fortalecida el próximo año.

Así, ha indicado que si bien se han cuestionado "logros" como la democracia parlamentaria o la Unión Europea por su presunta falta de preocupación por los intereses de los ciudadanos, se trata de una "imagen distorsionada de la realidad".

"Sí, Europa se mueve lentamente, pero nosotros, los alemanes, no podemos llegar a creer que si cada estado avanza por su cuenta esto acabará en un futuro próspero", ha añadido, indicando que la democracia exige "disensos y críticas", pero que estos deben ser "pacíficos y respetuosos".

"Estoy plenamente comprometida con participar en un proceso político que verá un debate apasionado entre los ciudadanos democráticos que nunca olvidan el honor que es el servir a nuestra democracia y a su pueblo", ha remachado.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios