Miércoles, 22.11.2017 - 14:06 h

Los terroristas preparaban dos atropellos a la misma hora para provocar el caos

La célula yihadista de Cataluña aceleró los planes terroristas tras la explosión de Alcanar y preparó dos atropellos indiscriminados, en Las Ramblas y en Cambrils.

Alquilaron una Renault Kangoo, pero tuvieron un accidente en la AP7 y sus planes se vieron truncados. Desesperados, pasaron a la acción con el Audi A3.

Los Mossos abaten a cuatro terroristas en un nuevo ataque en Cambrils

Los yihadistas de Cataluña pudieron causar una masacre aún mayor que la provocada en Barcelona y Cambrils. Después de que se vieran truncados sus planes de colocar furgonetas bomba tras la explosión de Alcanar, los terroristas quisieron provocar dos atropellos masivos, a la misma hora y en dos lugares diferentes. Así hubieran provocado el caos en dos escenarios separados por más de cien kilómetros de distancia.

El auto del juez Andreu desvela algunos detalles de la investigación desconocidos hasta ahora y muy relevantes para conocer cuáles eran los auténticos planes de la célula terroristas. En el documento se detalla cómo los yihadistas alquilaron a las 12:58 del 17 de agosto una furgoneta Renault Kangoo. Este contrato lo suscriben después de que la vivienda de Alcanar saltara por los aires y se truncaran sus planes de fabricar bombas con TATP, más conocido como 'La madre de Satán'.

Es Mohamed Hichamy la persona que alquila esta Kangoo (con matrícula 0861 JYG) en las oficinas de la empresa Rufaza en Parets del Vallés. Hychami, que murió junto a su hermano Omar abatido por los Mossos esa noche en Cambrils, también fue el encargado de alquilar la furgoneta que se encontró aparcada junto az un Burguer King de Vic.

En el auto de Andreu se detalla que Hychami sufrió un accidente con esta Renault Kangoo en la autopista AP7 a la altura del kilómetro 265, en Cambrils. Iba solo y un testigo (el ciudadano con el que colisiona en la carretera) le reconoce "sin ningún género de dudas" como el conductor del vehículo. Cuando ambos se bajan del coche y le comenta a Hychami que va a llamar a la Policía, éste saltó la valla de la autopista y se marchó por un camino.La Kangoo para un segundo atropello

Con estos datos, los investigadores están tratando de descubrir qué planes tenían los terroristas con esta Kangoo. Según fuentes cercanas a la investigación consultadas por Lainformación.com, los yihadistas tenían en mente cometer un segundo atropello multitudinario en Cambrils. Es decir, se sospecha que a la misma hora a la que Younes Abouyaaqqub entrara con una furgoneta por Las Ramblas, otro yihadista cometería un atentado similar pero en Cambrils. El caos hubiera sido aún mayor y las Fuerzas de Seguridad y los servicios de emergencia hubieran tenido que multiplicar su trabajo.

Utilizar esta Kangoo para cometer un atropello masivo es, para los investigadores, la opción que querían poner en práctica los yihadistas. Sin embargo, el accidente en la AP-7 les obligó de nuevo a improvisar y a utilizar un Audi A3, ya por la noche. Cuando se puso el sol comenzaron a atropellar viandantes en la localidad tarraconense pero el coche acabó estrellándose contra un vehículo policial y volcando. Un solo agente de los Mossos acabó a tiros con cuatro de los cinco terroristas y el quinto murió abatido por otro compañero.

Los investigadores están revisando cámaras de seguridad de peajes y gasolineras e interrogando a testigos para conocer cuál fue el recorrido de los terroristas e ir completando el puzle. Lo que sí empiezan a tener claro es que la explosión de Alcanar les obligó a cambiar sus planes iniciales y a actuar casi sin pensar, como demuestra el hecho de que el atentado de Cambrils lo ejecutaran cinco terroristas metidos en un Audi A3, un coche de reducidas dimensiones. No tenían otra opción y todos los explosivos que querían utilizar habían reventado. Decidieron, en definitiva, actuar de manera prácticamente suicida.

Ahora en portada

Comentarios