Viernes, 03.04.2020 - 08:06 h

Creación de gigante cervecero mundial, más cerca tras acuerdo de AB InBev

El nacimiento del coloso mundial de la cerveza está cada vez más cerca después que los accionistas de la belgobrasileña AB InBev aprobaran este miércoles su fusión con la británica SABMiller, que tiene previsto pronunciarse en las próximas horas.

"Nos congratula que el voto de nuestros accionistas nos permitirá superar una etapa más hacia la reagrupación de nuestras compañías, de nuestros equipos, de nuestro fuerte legado y de nuestra pasión por la elaboración de cerveza", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de AB InBev, el brasileño Carlos Brito.

Los accionistas de SABMiller, reunidos en Londres, tienen previsto pronunciarse sobre esta fusión a lo largo de la mañana.

La eventual adquisición de la cervecera británica por AB InBev por 79.000 millones de libras (unos 104.000 millones de dólares) se convertiría en la tercera fusión más importante de la historia.

Aunque en un primer momento la cervecera belgobrasileña aceptó en el otoño de 2015 pagar 44 libras por acción de su rival, la devaluación de la divisa británica a consecuencia de la decisión de Reino Unido de abandonar la UE le obligó a subir su propuesta a 45 libras.

El consejo de administración de SABMiller estimó que esta propuesta se encontraba "en la parte baja de la horquilla", pero recomendó a sus accionistas que la aceptaran. Varios de ellos mostraron su descontento con una operación financiera menos interesante.

Si la operación finaliza con éxito, AB InBev, propietaria de marcas como Corona, Stella Artois, Leffe o Budweiser, se fusionará oficialmente el 10 de octubre con SABMiller, que tiene en su haber a Fosters's o Coors.

Un día después, los títulos de la compañía cotizarán principalmente en la bolsa de Bruselas, con cotizaciones secundarias en Johannesburgo, lugar de origen de SABMiller, y en México.

La futura sede del coloso cervecero mundial se hallará en la ciudad belga de Lovaina y la oficina de "administración funcional" de la compañía se instalará en Nueva York, en un organigrama que mantiene AB InBev desde antes de la operación.

"Al término del acercamiento, está previsto mantener las oficinas de SABMiller en Woking (Reino Unido) durante un período transitorio", precisó AB InBev.

La cervecera belgobrasileña anunció en agosto que las actividades del nuevo gigante se organizarán "en nueve zonas geográficas" con el objetivo de "maximizar las oportunidades de crecimiento" y con el punto de mira puesto en los mercados africanos y chinos.

Las operaciones de América del Norte se centralizarán en San Luis (Luisiana), las de América central en México y las de África en Johannesburgo.

La fusión deberá implicar la supresión de al menos 5.500 puestos de trabajo en los próximos tres años.

AB InBev emplea "150.000 empleados en 26 países", según su último reporte. SABMiller, por su parte cuenta con cerca de "70.000 empleados en más de 80 países", según su página web.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING