Ikea cede a la presión y retirará 1,6 millones de muebles de China

Tras una ola de críticas de los consumidores chinos, la empresa sueca Ikea, número uno mundial del mueble, retiró del mercado chino una cómoda defectuosa como lo había hecho precdentemente en Estados Unidos.

Ikea había anunciado a finales de junio la retirada de Estados Unidos y Canadá de cerca de 36 millones de cómodas de la gama Malm, después de la muerte de varios niños aplastados por la caída de esos muebles.

Sin embargo, Ikea se había negado a ordenar otras retiradas en Europa y China, país donde es inmensamente popular, alegando que las normas de seguridad eran distintas en esas regiones.

Los internautas chinos reaccionaron con indignación en las redes sociales, acusando al gigante del mueble desmontable de emplear un doble rasero y descuidar la seguridad de los hogares chinos, críticas de las que se hicieron eco masivamente los medios estatales y los gobiernos locales.

Tras dos semanas de presión, Ikea ha decidido ceder y ha anunciado, en coordinación con un regulador gubernamental, la retirada de más de 1,6 millones de cómodas y armarios.

La lista de artículos retirados detallada por la Administración china para el control de la calidad, la inspección y la cuarentena (AQSIQ) incluye la gama incriminada, "Malm", con muebles vendidos entre 1999 y 2016, incluyendo piezas importadas.

La AQSIQ, sin embargo, no ha precisado si se habían registrado accidentes por culpa de estos muebles.

"La seguridad de estos productos, en particular la seguridad infantil, siempre ha sido la prioridad de trabajo en Ikea", aseguró la filial china del grupo en un comunicado.

La compañía proveerá de forma gratuita kits que permitan fijar las cómodas defectuosas a la pared u ofrecerá la devolución integral del precio de compra.

Mostrar comentarios