Samsung certifica el fiasco del Galaxy Note 7 y pide a los usuarios que lo apaguen

Samsung certifica el fiasco del Galaxy Note 7 y pide a los usuarios que lo apaguen
Samsung certifica el fiasco del Galaxy Note 7 y pide a los usuarios que lo apaguen
P.R.

Samsung ha certificado este martes el fiasco del Galaxy Note 7 al pedir a sus socios que dejen de vender este teléfono de última generación y recomendar a los usuarios que lo apaguen por peligro de explosión. El gigante surcoreano intenta limitar las repercusiones para su imagen de marca del caso de las baterías explosivas, una de sus mayores contratiempos comerciales, en un momento de competencia feroz con Apple. 

Esta decisión ha sido valorada por la autoridad estadounidense de protección del consumidor, que formuló una severa advertencia contra los peligros de esta 'phablet', tal como se llaman los modelos a medio camino entre teléfonos inteligentes y tabletas.Ha tumbado la cotización en Bolsa 

El anuncio del primer fabricante mundial de smartphones ha tumbado su cotización bursátil y perdía un 4,82% en Seúl. El anuncio cierra más de un mes de debacle total para el Galaxy Note 7, lanzado por anticipado en agosto para intentar pisar al gran rival Apple.

Samsung se vio forzado a ordenar el 2 de septiembre para una revisión  a escala mundial de 2,5 millones de unidades del Note 7 después de ciertos aparatos ardieran al estallar la batería durante la carga. El grupo surcoreano ha justificado esta  decisión por la necesidad de una "profunda investigación" de los incidente que le han perjudicado mucho.La prioridad, la seguridad de los consumidores 

"La seguridad de los consumidores es nuestra prioridad, Samsung pide a todos los operadores y minoristas que dejen de vender y cambiar el Galaxy Note 7 mientras se lleva acabo la investigación", señala Samsung en un comunicado. Samsung aconseja también que todos los dueños de un modelo original del Galaxy Note 7 o de un aparato reemplazado "apaguen y dejen de utilizar" su 'phablet'. 

Linda Sui, especialista de telefonía móvil en Strategy Analytics, estima que este caso podría costarle a Samsung "10.000 millones de dólares o más". "El impacto en la imagen de marca y en la confianza de los consumidores podría ser mucho peor", asegura la especialista, y añade que Samsung hasta podría tener que renunciar completamente al Note 7.

Mostrar comentarios