Lunes, 23.09.2019 - 14:01 h

Las otras cuentas de Saracho y Ron: cuatro millones por fichar y 24 tras irse

El expresidente del Popular, Emilio Saracho, firmó una prima de contratación de 4 millones de euros. Su CEO, Pedro Larena, tenía una retribución variable garantizada de 1 millón.

El abono de ambos conceptos se realizaría en metálico y a lo largo de 2017, siempre que el banco posea "una base de capital sana y sólida".

Popular pide una "muestra de interés" a los bancos interesados en una fusión, pero no ha tomado una decisión

Emilio Saracho ya es historia al frente del Banco Popular. El economista madrileño deja atrás una etapa de 107 días al frente de una entidad que ha tenido que ser salvada in extremis por el Santander. No obstante, sus emolumentos por acudir al rescate de la firma no eran pequeños. De hecho, las condiciones que firmó en febrero incluyen retribuciones fijas, variables y una importante prima.

Las cifras del contrato de alta dirección de Saracho son claras: el expresidente del Popular suscribió percibir una retribución fija de 1.287.500 euros entre el 20 de febrero y el 31 de diciembre de 2017 (lo que equivale a 1,5 millones al año). A esta cifra hay que añadir una prima de contratación de 4 millones de euros durante su primer año en la entidad. Esta prima se abonaría si el Popular "posee una base de capital sana y sólo, limitándose su aplicación al primer año de vigencia" del contrato.

A esta cifra habría que sumar la retribución variable que se garantiza al exCEO del banco, Pedro Larena, que asciende a un millón de euros. Queda por ver, por tanto, si Saracho y Larena percibirán esas cantidades por los 3 meses y 16 días que han permanecido al frente del Banco Popular. 

Según los términos concretos utilizados en el Informe de Remuneraciones del Popular, "los contratos del Sr. Larena [se refiere al consejero delegado Pedro Larena] y del Sr. Saracho contemplan, de forma excepcional, el abono de una retribución variable garantizada por importe de 1 millones de euros y de una prima de contratación por importe de 4 millones de euros, respectivamente. Ambos conceptos están expresamente recogidos dentro de la Guía de la EBA y podrán abonarse siempre que el banco posea una base de capital sana y sólida". Se añade que "su bono se realizará en metálico y de una única vez en el ejercicio 2017", precisa.Ayuda por mudarse de Londres a Madrid

El contrato de Saracho también prevé "el derecho a percibir una determinada ayuda económica para su desplazamiento a España". Es decir, el Popular debería haber cubierto con los gastos de la mudanza del ejecutivo desde Londres, donde era vicepresidente de JP Morgan, a Madrid. No se especifica en el informe de 2016 la cuantía de esta remuneración en especie y el dato se conocerá en el documento correspondiente a 2017.

A estas cantidades asignadas por contrato a Saracho y Larena se debe añadir la pensión de Ángel Ron, el predecesor en la presidencia del Popular. El exdirectivo tiene comprometido percibir 1,1 millones anuales por su jubilación, para lo cual el banco anunció en febrero la dotación de 15,6 millones. Además, en 2016 la compañía tenía consignados para el ejecutivo otros 8,5 millones en su plan de ahorro a largo plazo. Eso sí, no recibió indemnización.

Hay que recordar que los directivos del Popular siempre han defendido la fortaleza de la entidad. El 28 de octubre de 2016, el mismo Pedro Larena afirmó que "Popular es un bancazo" y que mantendrá su independencia. Dos meses más tarde, en diciembre, el ya exCEO se reiteró en sus palabras sobre el "bancazo" y aseguró que, aunque era una entidad "herida", estaba "reaccionando".

Hace menos de un mes, el 11 de mayo, Popular emitió un hecho relevante desmintiendo que el banco estuviera en proceso de venta urgente y que existiera "un riesgo de quiebra". Unas semanas antes, el 19 de abril, el ministro Guindos llegó a afirmar: "Popular es un banco solvente y su futuro lo decidirán sus accionistas".

Ahora en Portada 

Comentarios