Viernes, 18.10.2019 - 06:49 h
Son los más demandados

A por el Adiro a Portugal... ya faltan 443 fármacos y bastantes no tienen sustituto

Los pacientes gallegos viajan al país vecino para comprar medicamentos que no hay en España... y están dispuestos a pagar cinco veces más. 

Farmacia
A por el Adiro a Portugal... ya faltan 443 fármacos y bastantes no tienen sustituto/ EP

El problema del desabastecimiento de medicamentos, lejos de solucionarse, se agrava día a día, generando numerosos inconvenientes a los profesionales y a los pacientes, ya que los productos que no aparecen en los estantes de las farmacias son generalmente los más demandados. La lista de los que tienen problemas de suministro, que es actualizada de forma permanente por la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) con información de las comunidades, ya registra 443 presentaciones, fundamentalmente por "problemas en la fabricación o en la distribución", apunta la Agencia.

La alarma por la falta de aprovisionamiento de un medicamentos se enciende cuando afecta a un elevado porcentaje de las farmacias durante tres o más días de la semana o durante uno si perjudica a la mayoría de ellas. Muchos de los incluidos en la lista de la Aemps llevan varios meses en ella. El último en entrar en el registro ha sido la 'Amoxicilina' de Kern Pharma, un antibiótico con bastante demanda para el que de momento existen otras alternativas "con el mismo principio activo y para la misma vía de administración".

Otros de los productos protagonistas de las ausencias son el 'Dalsy' -cuyas alternativas no acaban de convencer a los niños por el sabor-, el 'Ibuprofeno' o el 'Valsartán', un medicamento indicado para controlar la hipertensión y cuyo tratamiento no se puede interrumpir. Para estos fármacos hay otras opciones, pero para el 'Clamoxyl' -un antibiótico que tiene como principio activo la amoxicilina- o el 'Adalat', indicado para la angina de pecho crónica, la AEMPS apunta salvedades y recomienda acudir al médico para recibir otro tratamiento. 

La grave situación que provoca la falta de determinados medicamentos, que representan el 1,5% del total de presentaciones pero uno de cada tres de los más demandados, ha puesto en una situación muy complicada a los farmacéuticos, que dedican ahora buena parte de su tiempo a explicar a los pacientes las causas de que no los puedan dispensar y la razón por la que deben comprar un producto diferente. María José García, vicepresidenta primera de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (Fefe) y presidenta de la Federación de Farmacias de Galicia (Fefga), asegura a La Información que ante el desabastecimiento hay en la mayoría de los casos productos iguales de otras marcas, "pero en otras ocasiones no hay sustituto", lo que genera una complicación porque hay que ir al médico para encontrar un tratamiento alternativo.

García centra parte de la conversación en describir la situación que se vive en Galicia. "Aquí lo que hacen muchos pacientes es ir a Portugal para comprar las medicinas que le han recetado. Van, comen y vuelven a España con los fármacos. Muchos cruzan la frontera para hacerse con el 'Adiro'". Este medicamento, utilizado para evitar que se formen trombos en pacientes que han sufrido infartos cerebrales o de miocardio, lleva meses con problemas de suministro y en algunos momentos no había alternativas. El laboratorio que lo produce, Bayer, ha justificado su ausencia en las reformas de su planta de Leverkusen (Alemania). 

La vicepresidenta de Fefe admite que los ciudadanos están dispuestos a pagar hasta cinco veces más en Portugal para hacerse con los fármacos que necesitan y apunta que una de las causas que puede estar detrás del desabastecimiento en España es que las medicinas son demasiado baratas. "Con el precio que tienen no pueden ser rentables. Un medicamento no puede venderse por un euro después de pagar un blister, un cartonaje y una distribución. Tenemos los precios más bajos de Europa, pero eso nos llevará a quedarnos sin medicamentos".   

Mientras, Carlos Gallinal, también vicepresidente de Fefe, asegura que la actual situación se produce, en determinadas ocasiones,  cuando los negocios con un potencial de compra mayor se saltan la vía de las cooperativas y acuden a comprar directamente a los laboratorios, una circunstancia que complica el suministro a las farmacias de viabilidad económica comprometida (VEC), aquellas que están subvencionadas, que facturan menos de 200.000 euros anuales.

Además Gallinal destaca que la fabricación mundial de medicamentos, que salen al mercado a precios muy bajos, requiere una gran rotación y por eso, cualquier incidente en una planta -una huelga, una avería o la falta de alguna materia- provoca una caída de producción que afecta al abastecimiento. En estas circunstancias, muchos laboratorios deciden vender su existencias al mejor precio y eso perjudica a España, "que es el país de la OCDE con los precios más baratos", asegura.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios