Duplicó sus ingresos

El aceite de oliva se convierte en el salvavidas de la economía de Túnez

El boom en el mercado del 'oro líquido', causado por las prolongadas sequías en los países productores europeos, ha permitido que el país africano escape temporalmente del desafío que representa su elevada deuda externa. 

Rama de olivo
El aceite de oliva se convierte en el salvavidas de la economía de Túnez
Kotkoa - Freepik

El Gobierno de Túnez, que ha estado ignorando las diferentes recomendaciones del Fondo Monetario Internacional para superar el estancamiento de su economía mientras mantenía disputas con los países europeos, ha logrado convertir las exportaciones de aceite de oliva en una nueva fuente de ingresos con la que contener temporalmente los temores de incumplimiento de pago. 

Los olivares que crecen en las llanuras del país africano desde hace milenios son ahora su principal respaldo financiero gracias al descenso de la producción global causado por las continuas sequías en los principales productores europeos. Después de una cosecha récord en 2023, los ingresos por las ventas de aceite de oliva en el extranjero casi se duplicaron a unos 3.400 millones de dinares (1.100 millones de dólares) en la primera mitad del año de exportación, que finalizó en abril. Superando con creces lo que Túnez está ganando con el turismo y su crucial industria de fosfatos y fertilizantes.

Un golpe de suerte que ayudó a que el saldo de la cuenta corriente se redujera drásticamente el año pasado para alcanzar un déficit del 2,5% del producto interno bruto, el más bajo en casi dos décadas y significativamente inferior al casi 9% del 2022, según estimaciones del FMI. "La economía de Túnez muestra cierta resistencia, a pesar de los desafíos en curso", dijo Alexandre Arrobbio, gerente de país del Banco Mundial para el país africano, en un informe. "El aumento de las exportaciones en textiles, maquinaria y aceite de oliva, junto con el crecimiento de las exportaciones turísticas, han ayudado a aliviar el déficit externo".

Una industria de nicho que proporciona un elemento básico en las cocinas de todo el mundo difícilmente puede por sí sola hacer frente a los desafíos que enfrenta Túnez, con el equivalente a casi 8 mil millones de dólares necesarios este año solo para pagar las obligaciones extranjeras. Mientras las negociaciones con el FMI por un paquete de rescate de 1.900 millones se quedaban estancadas desde hace más de un año y medio, Túnez ha estado recurriendo a su banco central para financiar directamente su presupuesto y los pagos de deuda, un camino poco ortodoxo defendido por el presidente Kais Saied que ha estado agotando los amortiguadores de divisas.

Sin embargo, lo que Saied llama "este árbol bendito" ahora tiene un gran peso para la supervivencia financiera de Túnez, junto con los fondos recibidos de países como Arabia Saudita y Afreximbank. A principios de este año, los bonos de Túnez se negociaban en un terreno difícil y el país estaba clasificado entre las naciones emergentes más expuestas al riesgo de deuda en la tabla de puntuación de vulnerabilidad a la morosidad de Bloomberg Economics.

"Este árbol bendito"

Desde entonces se ha visto que la diferencia en los bonos de Túnez respecto a los bonos del Tesoro estadounidense caía al mínimo en más de cuatro años. Los swaps de incumplimiento crediticio, una medida de riesgo país, están en menos de la mitad de su nivel récord en marzo de 2023. Tellimer, un corredor centrado en mercados emergentes, insta a la precaución después del repunte de la deuda, "con las perspectivas a largo plazo de Túnez probablemente débiles sin un nuevo impulso de reforma".

El auge de las exportaciones de aceite de oliva de Túnez se ha beneficiado de un período de precios récord que comenzó después de una sequía devastadora en España y apenas ha empezado a estabilizarse a principios de este año. El volumen de aceite de oliva exportado de aumentó aproximadamente un 12% en términos anuales hasta abril, un período en el que los precios del producto crecieron en un promedio de más del 70%.

La industria ha perseverado en Túnez a pesar de los trastornos causados por el cambio climático y las revueltas de la Primavera Árabe. Emplea a más de un millón de personas y representa aproximadamente un tercio de la producción agrícola de Túnez y el 40% de las exportaciones de este sector. Las áreas de las plantaciones se expandieron en un tercio desde 2002, ayudando a Túnez a navegar por las consecuencias del cambio climático y la sequía en la producción.

Las exportaciones de aceite de oliva han generado ingresos extraordinarios para el país a pesar de la disminución en la producción nacional, contribuyendo a una mejora en la cuenta corriente el año pasado que ayudó a Túnez a acumular más de 1.000 millones de dólares en reservas de divisas, según economistas de JPMorgan. Al mismo tiempo, Túnez exporta alrededor del 90% de su aceite de oliva a granel, lo que reduce los beneficios. La cuenta corriente aún está en camino de registrar un déficit anual de alrededor de 2 mil millones en los próximos años, con reservas de divisas ahora solo suficientes para cubrir 109 días de importaciones.

Mostrar comentarios