Nuevo Plan Estratégico de Aena

Aena desecha el 'sueño japonés' de Legaz y opta por afianzar su red internacional

Se retira de la puja por los siete aeropuertos de la región de Hokkaido, impulsada por su ex presidente, y se centra en renovar sus concesiones. 

Aena, presentación plan estratégico 2018-2021 / EP
El nuevo presidente de Aena, Maurici Lucena, junto a su equipo directivo en la presentación del Plan Estratégico de la compañía / EP

Aena va como un tiro. Las cifras cantan. En 2017 'gestionó' los traslados por vía aérea de 315 millones de pasajeros, operó con 172 aerolíneas, conectó con 367 destinos en 87 países, facturó más de 4.000 millones de euros - lo que le sitúa como el primer operador aeroportuario del planeta - y acumuló un beneficio neto de 1.232 millones de euros, que en un 80% distribuyó hacia sus afortunados accionistas (el Estado controla el 51%). Sin embargo, su desempeño genera dudas y la principal causa de este escepticismo es su incapacidad para competir en condiciones por la gestión de los grandes aeropuertos del mundo.

El asunto, que se pone de manifiesto de manera recurrente por inversores e informes de analistas, era motivo de desvelo para Jaime García-Legaz, que en su corto mandato al frente del gestor aeroportuario estatal se esforzó por priorizar la proyección internacional de Aena para incrementar el escaso porcentaje que supone el negocio internacional en el Ebitda de la sociedad (2,6%). Uno de sus proyectos más ambiciosos era entrar en la puja internacional por la gestión de los siete aeropuertos de la isla japonesa de Hokkaido, en el norte del país, que veía como prioridad estratégica para tener presencia en el lugar del planeta en el que se espera un mayor crecimiento del tráfico aéreo en los próximos veinte años.

García-Legaz incluso encabezó en primera persona la misión de Aena para explorar las condiciones del concurso, buscar potenciales socios locales y preparar una eventual oferta, según han confirmado a La Información fuentes del gestor aeroportuario. 

En esas estaban cuando sobrevino la moción de censura, el cambio de Gobierno y la certeza de que Jaime García-Legaz no continuaría al frente de la compañía. El caso es que Aena ni siquiera concurrió a la puja internacional por los siete aeropuertos japoneses, uno de esos concursos que le exigen inversores y analistas para hacer más creíble su proyecto empresarial y en el que el gestor aeroportuario controlado por el Estado se habría codeado con los Vinci Airports, Mitsubishi State, Aeroports de Paris u Orix Co., los 'gigantes' con los que le demandan que compita por los grandes contratos internacionales.

Las fuentes consultadas del gestor aeroportuario admiten que el cambio político se produjo en pleno proceso de valoración interna sobre las opciones de Aena en el concurso por los aeropuertos japoneses, aunque también precisan que los contactos mantenidos hasta ese momento no habían sido todo lo satisfactorios que se podía esperar por las dificultades para conseguir un socio local potente - una de las premisas que Aena se había planteado para concurrir - y por la fortaleza de alguna de las ofertas planteadas por operadores locales.

Consolidar el perímetro actual

Lo que parece claro es que el nuevo consejero delegado de Aena, Maurici Lucena, no tiene las mismas prioridades que su antecesor. El nuevo Plan Estratégico de la compañía para el periodo 2018-2021 establece como prioridad de la estrategia internacional de Aena la consolidación del actual perímetro de activos gestionados en el extranjero, es decir, la prórroga de las concesiones que actualmente ya gestiona la sociedad.

En los próximos meses, Aena se centrará en renovar las concesiones de los aeropuertos de Cartagena y Cali en Colombia para lo que ha reservado una inversión de cerca de 128 millones de euros en los próximos siete años, en el primer caso; y 412 millones de euros en un periodo de 30, en el caso de Cali. Lucena también ha señalado que se han iniciado los contactos con los responsables del Aeropuerto de Luton para trasladarles el interés de Aena en ampliar la concesión a partir de 2031.

Aena mantendrá activo su radar y optará a las oportunidades que ofrezca el mercado, singularmente en Latinoamérica. La sociedad avanzó que su intención es concurrir a la quinta ronda de privatizaciones de aeropuertos en Brasil, que espera pujar por la gestión del Aeropuerto de Sofía y que continúa explorando opciones en otros puntos de Latinoamérica.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios