La Junta de Extremadura aprueba ayudas para incentivos agroindustriales por 22,5 millones de euros

La Junta de Extremadura ha aprobado una convocatoria de ayudas reguladoras de la concesión de incentivos agroindustriales para el apoyo a inversiones destinadas a la transformación, comercialización y/o desarrollo de productos agrícolas, por 22,5 millones de euros.

La Junta de Extremadura aprueba ayudas para incentivos agroindustriales por 22,5 millones de euros

Esta cuantía está cofinanciada al 75 por ciento por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), según ha informado la portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, este martes en la rueda de prensa en Mérida tras la reunión del Consejo de Gobierno.

De este modo, serán beneficiarias de estas ayudas, las cuales fueron un "éxito" en la convocatoria pasada, según ha recordado Gil Rosiña, las personas físicas o jurídicas, titulares de empresas agroalimentarias, con independencia de la forma que adopten estas últimas, que tengan su domicilio fiscal en la Comunidad Autónoma de Extremadura y ejerzan una actividad económica en la región.

Así, podrán recibir ayudas los proyectos que impliquen la creación de nuevos centros productivos, la ampliación de las agroindustrias existentes y la modernización de centros productivos, y se entenderá por modernización de empresas los proyectos que "incorporen mejoras sustanciales para sus productos, procesos o servicios, organización o modelo de negocio".

Se incluyen en este apartado los traslados de centros productivos existentes desde el casco urbano hasta un polígono industrial o terrenos similares del mismo término municipal, así como inversiones para adaptar el centro productivo a normas nacionales más estrictas que la normativa comunitaria.

La inversión mínima auxiliable se cifra en 25.000 euros y la máxima en 20.000.000 euros, según señala la Junta de Extremadura en su reseña del Consejo de Gobierno.

Y es que, según ha explicado Gil Rosiña, la industria agraria y alimentaria representa "una de las principales actividades económicas de Extremadura", por lo que el papel que juega la industria agroalimentaria en la economía regional es "vital".

En este sentido, ha indicado que en la región existen 1.200 empresas del sector, lo cual representa el 1,91 por ciento del total de las existentes en Extremadura, y dan trabajo 12.420 personas, lo que supone un 2,53 por ciento de las personas ocupadas en la región.

DECRETO PARA LA TECNOLOGÍA EN LA AGRICULTURA

Además, el Consejo de Gobierno ha aprobado este martes el decreto por el que se establecen las bases para la concesión de ayudas a las actividades de demostración y a las acciones de información que faciliten la innovación y la incorporación de tecnologías en los ámbitos agroalimentario y forestal, en el marco del Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020 de Extremadura.

Según señala, podrán ser beneficiarias de estas ayudas las entidades públicas o privadas u organizaciones de los sectores agroalimentario, forestal y medioambiental que presten servicios de demostración o información, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Concretamente, según se establece en el decreto, podrán recibir subvenciones las actividades de transferencia de información y conocimientos y las de puesta en práctica de metodologías o enfoques novedosos o desconocidos que puedan ser de aplicación en el sector agroalimentario.

La ayuda podrá alcanzar el cien por cien de los gastos subvencionables, si bien el límite máximo de la ayuda por cada actuación de demostración será de 9.000 euros, y de 4.500 euros por cada actuación de información.

AYUDAS PARA ACTIVIDADES DE TRANSFERENCIA DE CONOCIMIENTOS

El Consejo de Gobierno ha aprobado además un decreto por el que se establecen las bases reguladoras para la concesión de las ayudas para la realización de actividades de transferencia de conocimientos y actividades de información basadas en intercambios y visitas, concretadas en la organización de breves estancias o intercambios entre productores agrarios o forestales y visitas a explotaciones.

Estas ayudas, enmarcadas también en el PDR 2014-2020 de Extremadura, tienen por objeto aumentar el aprendizaje permanente y la formación profesional que contribuya a proporcionar una mayor cualificación profesional de agricultores, ganaderos y silvicultores.

Con estas subvenciones se pretende, además, "contribuir a fomentar el intercambio", lo que permitirá a los hombres y mujeres profesionales del campo conocer otros modelos de explotaciones agrarias y evitar el envejecimiento en el medio rural mediante el apoyo al relevo generacional.

Podrán ser beneficiarias de las ayudas las cooperativas agrarias y sus uniones con sede social en Extremadura, las organizaciones agrarias con representatividad en la región, las asociaciones del sector agrario, forestal o agroalimentario, las empresas del sector agroalimentario y las comunidades de regantes.

Estas ayudas son cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, el Estado Español y la Comunidad Autónoma de Extremadura.

DECRETO PARA EL POTENCIAL DE PRODUCCIÓN VITÍCOLA

También, el Consejo de Gobierno ha aprobado un decreto por el que se regula la aplicación en la comunidad autónoma de la nueva normativa comunitaria y estatal relativa a disposiciones específicas en materia de potencial vitícola destinadas a mejorar la competitividad del sector y contribuir a la ordenación del viñedo, asegurando un crecimiento ordenado de las plantaciones que se efectúen en territorio nacional.

Las disposiciones contenidas en este decreto establecen un nuevo régimen de autorizaciones, distinto al anterior sistema de derechos que queda derogado, y que será de aplicación únicamente al viñedo destinado a la producción de uva de vinificación.

Las principales novedades con respecto al sistema de derechos se concretan en la necesidad de obtener una autorización, no transferible, para poder realizar una plantación de vid que contará con una validez máxima de tres años computados desde el momento de su concesión.

La autorización podrá obtenerse por arranque de un viñedo, por la conversión de un derecho vigente a 31 de diciembre de 2015 o a través del cupo anual que será como máximo del uno por ciento de la superficie plantada a 31 de diciembre del año anterior.

Podrán, además, establecerse limitaciones a la replantación o nueva plantación en denominaciones de origen protegidas, en indicaciones geográficas protegidas o en otras zonas en función de las recomendaciones de las organizaciones profesionales.

Finalmente, este decreto ha establecido el arranque subsidiario de las plantaciones sin autorización cuando no sean arrancadas en el plazo de dos años.

De este modo, según esta nueva normativa, hasta el 31 de diciembre de 2030 las plantaciones de viñedo de uva de vinificación podrán ser plantadas o replantadas únicamente si se concede una autorización administrativa.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios