Sábado, 20.07.2019 - 03:59 h

La vendimia más temprana contiene la caída de producción por las heladas con la subida del 12% de Rías Baixas

La recogida en dos fases se extiende en un año con diferencias de maduración entre cepas dañadas en abril y el resto

La vendimia más temprana contiene la caída de producción por las heladas con la subida del 12% de Rías Baixas

La vendimia de este año en Galicia es una de las más tempranas en dar inicio debido al tiempo seco y las elevadas temperaturas, con adelantos de 15 días en varias denominaciones de origen (DO). Así, contrasta el tirón del 12% en la producción de Rías Baixas, frente a las caídas que se prevén en otras por el efecto de las heladas de abril.

Según los datos recabados por Europa Press, por el momento solo Rías Baixas y Ribeira Sacra tiene previsiones cuantificadas de producción. En el otro extremo, Valdeorras, Ribeiro y Monterrei prevén caídas, pero todavía es una incógnita en qué grado afectarán, si bien se espera que no sean tan acusadas como se temía gracias al rebrote de uvas y recuperación de vides.

A modo de ejemplo, Nuria Álvarez, técnica del Consejo Regulador de O Ribeiro, explica a Europa Press, que a estas alturas "no hay una estimación en cifras" de cuánto va a ser el descenso de producción ocasionado por los daños de las heladas, ya que considera que "aún queda" para saberlo, puesto que hay "zonas que han rebrotado y están madurando".

Ya la vendimia de 2016 en Galicia concluyó con un descenso del 6,2% a nivel de producción respecto a la de 2015, hasta situarse en un total de 59,65 millones de kilos.

El año pasado, la presencia del hongo mildiu, junto a las fuertes lluvias de primavera y el pedrisco de agosto hicieron decrecer la cosecha, y en este 2017 se espera un descenso sobre las cifras del anterior ejercicio a raíz de las heladas. En la actualidad, la Comunidad cuenta con 16.000 viticultores, unas 460 bodegas y más de 180 millones de euros de valor en origen de sus vinos.

EL TIRÓN DE RÍAS BAIXAS

La Denominación de Orixe (DO) Rías Baixas, la de mayor producción de Galicia, prevé una cosecha para este 2017 de 37,6 millones de kilos de uvas, lo que supone un incremento del 12% respecto a las cifras de 2016 (33,4 millones de kilos).

La vendimia ya arrancó en varias bodegas del Sur de Pontevedra en la última semana en municipios como O Rosal y Salvaterra, con un adelanto también de dos semanas respecto a otros años, y se prevé que se alargue más que otros ejercicios.

Y es que Rías Baixas es la única de las cinco denominaciones de origen gallegas que no se han visto afectadas por las heladas en Galicia --tan solo en subzonas de Ribeira do Ulla y Condado do Tea--. Los técnicos de la DO califican el ciclo vitícola de este año como "excelente, con ausencia de plagas y enfermedades".

Por parte de la DO se afirma que las buenas condiciones climáticas de junio provocaron un "alto ritmo de crecimiento vegetativo", lo que sumado a la "excelente" salud de los viñedos hace prever un incremento de la cosecha, que producirá alrededor de 24 millones de litros de vino.

VALDEORRAS, BAJADA NO TAN ACUSADA COMO LA ESPERADA

En el caso de Valdeorras, aunque en un principio se barajaba un descenso que podía alcanzar el 30% respecto al año pasado, se confía en que no sea tan acusado, si bien "es pronto" para cuantificar una cifra final. El hecho es que ya en 2016 la vendimia fue a la baja por el mildiu y fenómenos meteorológicos.

El presidente del Consejo Regulador de Valdeorras, José Luis García Pando, explica a Europa Press que en su momento se fijó en un 60% la superficie total afectada por las heladas, pero volvieron a brotar uvas "y se adoptaron cuidados paliativos que ayudaron a recuperar parte de las vides afectadas".

Por ello, aquí se esperan dos vendimias diferenciadas entre zonas con daños por el hielo y las que no. La recogida ya comenzó a mediados de agosto en algunas bodegas de Valdeorras, por lo que se espera una vendimia larga, hasta "bien entrado octubre", dice García Pando. Todo ello, si la lluvia no hace atrasar aún más los trabajos.

Esta D.O. cuenta con 43 bodegas emplazadas en los municipios de A Rúa, Larouco, O Barco, O Bolo, Petín, Rubiá y Vilamartín, en donde trabajan 1.460 viticultores.

RIBEIRO, EN DOS PERIODOS DE VENDIMIA

En 2016, la vendimia en Ribeiro fue de 11,6 millones de kilos, y aunque la DO no baraje una estimación fiable, da por seguro un descenso en un vendimia que aquí comenzó a principios de esta semana.

Una de las cuestiones sobre las que pone el foco Nuria Álvarez es que en esta denominación --que cuenta con 115 bodegas-- también se llevará a cabo la vendimia en dos periodos.

Por un lado, la que se adelanta en alrededor de 15 días respecto a otros años --normalmente no se iniciaba hasta el 15 de septiembre--; y, por otra parte, la que durará hasta el 15 de octubre aproximadamente, principalmente en lo correspondiente al valle del Avia, en municipios como Ribadavia y Leiro.

RIBEIRA SACRA SE MANTIENE

En Ribeira Sacra la previsión de producción para este año es similar a la de 2016 con un ligero incremento hasta los 6 millones de kilos uvas recogidas, frente a los 5,58 millones de kilos del año anterior, según explica a Europa Press el presidente del consejo regulador de la DO, José Manuel Rodríguez.

En esta denominación la vendimia se ha adelantado en dos semanas respecto a otros años, después de "una primavera caliente que hizo adelantar el ciclo" de maduración. La primera bodega comenzó a recoger el 19 de agosto, aunque no será hasta octubre cuando se terminen los trabajos.

Asimismo, José Manuel Rodríguez ha explicado que la heladas afectaron en esta denominación "menos que a otras", al tiempo que destaca la calidad de la uva en "buenas condiciones", favorecida por la falta de precipitaciones.

MONTERREI, A LA ESPERA DE UNA CAÍDA POR CUANTIFICAR

En conversación con Europa Press, el director técnico de Monterrei, Luis Miguel López, augura una caída en la producción frente a los 4,4 millones de kilos de uvas recogidas en 2016.

En cuanto a la calidad de la uva, López asegura que es "excelente" debido a la ausencia de precipitaciones, pues, aunque provoca "estrés en la planta", da lugar a un "gran" estado fitosanitario. Por tal motivo, se aguardan "vino muy buenos" y "equilibrados", con 13 grados de alcohol y 6 grados de acidez.

Igualmente, certifica que habrá "dos vendimias". Por un lado, las parcelas que no se vieron afectadas por las heladas, que se prevé puedan comenzarse a vendimiar a finales de agosto, y lo harán con adelanto porque "nunca" se había iniciado en este mes.

Por otra parte, aquellas que fueron dañadas durante las heladas de abril, que pueden ser de alrededor de la mitad, y que iniciará la recogida con retraso hacia finales de septiembre y se prolongará hasta mediados de octubre.

A este respecto, señala que aún no se sabe de cuánto será el descenso. Afirma que "puede ser" que la bajada suponga un 50% debido a los daños de las heladas, pero el caso es que se "recuperaron" varias zonas que rebrotaron, por lo que aboga por la prudencia para las estimaciones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios