Martes, 10.12.2019 - 11:01 h
Así funcionan los PPE

Ahorrar para la jubilación desde tu empresa: planes de pensiones de empleo

Los planes de pensiones de empresa son una alternativa con menos comisiones que los privados. No tienen impacto en el IRPF de la nómina.

Fotografía de dos jubilados.
En los planes de pensiones de empresa se puede aportar una cuantía máxima de 8.000 euros. / Imagen de José Luis Navarro en FreeImages.

Las perspectivas sobre las pensiones no son del todo positivas para los futuros jubilados. La sostenibilidad del sistema público sigue en entredicho y las cifras lo demuestran: actualmente, hay tres personas que con su cotización a la Seguridad Social sostienen la pensión de un jubilado. Las estimaciones apuntan a que en 2032 este número se reducirá a dos y bajará hasta 1,3 en 2050.

Con todo ello, no es de extrañar que muchos jubilados se vean obligados a buscar alternativas para tener garantizado su nivel de vida en el futuro. Algunos lo hacen invirtiendo en bolsa, otros utilizando la inversión en vivienda y aprovechándose de las rentas que les genera y, muchos otros, a través de los planes de pensiones privados. Aunque estas fórmulas constituyen, sin duda, una buena estrategia para aumentar nuestra capacidad de ingresos una vez nos retiramos, lo cierto es que a veces tenemos otras opciones que están mucho más al alcance de nuestra mano. En concreto, y sin ir más lejos, dentro de nuestra propia empresa, a través de los Planes de Pensiones de Empleo (PPE). Desde 'Finect' nos explican cómo funcionan y qué ventajas ofrecen.

[Te interesa leerConsigue 250.000 € para la jubilación con este método de ahorro e inversión

¿Cómo funcionan los planes de empresa?

Los planes de pensiones de empleo son fondos de pensiones que promueven las propias empresas o administraciones públicas para sus trabajadores con el principal fin de complementar la prestación de la Seguridad Social durante la jubilación. Aunque se centran en garantizar nuestro nivel de vida en el futuro, también prevén otras prestaciones para casos de fallecimiento o enfermedades graves e incapacidad.

Estos planes funcionan, por tanto, de una forma muy similar a los planes de pensiones privados, aunque la particularidad de los PPE es que solo los pueden contratar los trabajadores de una empresa. Esto significa que cualquier particular no puede acceder a este tipo de planes, salvo que la compañía en la que trabaja se los ofrezca.

En cuanto a las aportaciones, los PPE también contemplan el mismo límite que los planes de pensiones privados. Es decir, la cuantía máxima anual que podremos aportar será de 8.000 euros. Este importe incluirá tanto las aportaciones que haga la empresa en nuestro nombre como las voluntarias que hagan los empleados. Junto con estas, también hay que tener en cuenta que, si tenemos otro plan individual o asociado por nuestra cuenta, cualquier aportación que hagamos, por mínima que sea, también se incluirá dentro de dicho límite máximo.  

¿Cuánto tendrás al jubilarte ahorrando todos los meses?:

¿Me subirá el IRPF de la nómina con el plan de empresa?

Cuando la empresa realiza las aportaciones a nuestro PPE, alguna de las dudas que surgen tienen que ver con cómo afectará todo eso a nuestra nómina y al IRPF. Pues bien, estas aportaciones no tienen impacto fiscal alguno sobre el IRPF del trabajador. El motivo es que, aunque se imputan fiscalmente como “retribución en especie” o rendimientos del trabajo, las aportaciones se reducen de la base imponible del IRPF en la misma cuantía. Eso sí, siempre hasta el límite de 8.000 euros o hasta el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas. 

[Te interesa leerEstas son las pensiones que no pagan impuestos en la declaración del IRPF]

¿Plan de pensiones individual o plan de empresa?

Si tenemos que decidir entre preparar nuestra jubilación por nuestra cuenta o hacerlo a través de nuestra empresa será necesario considerar qué nos ofrece cada modalidad. Por lo general, las comisiones de los PPE suelen ser más baratas: la comisión de gestión máxima es del 1,5% (aunque la media que se suele aplicar ronda el 1%) y la de depositaría tiene un límite del 0,25%. En los planes individuales, la comisión de gestión máxima puede llegar hasta el 1,5% y la de depositaría hasta el 0,2%.

[Te interesa leerPor qué el sistema de pensiones holandés es el mejor: jubilados con 23.000 € al año]

Esto incide en gran parte en la rentabilidad, ya que, aunque en muchas ocasiones los PPE obtienen rentabilidades menores, estas quedan compensadas por las comisiones más bajas. Según los últimos datos trimestrales publicados por Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensión), los planes de pensiones del sistema de empleo obtienen una rentabilidad media del 3,51% a diez años y del 4,59% a 25 años. Si los comparamos con los planes privados, los que invierten en renta variable ganan a 10 años un 5,69% (3,22% a 25 años), aunque, por ejemplo, los que lo hacen en renta fija a largo plazo tienen unas ganancias del 2,25% en el mismo periodo (3,30% a 25 años).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING