Según los técnicos de Hacienda

Lo que debes hacer antes de fin de año para ahorrar hasta 4.500 € en la Renta

Las mayores ventajas fiscales benefician a los contribuyentes con más ingresos y patrimonios, que cuentan con más ahorro disponible para reducir su factura fiscal.

Las declaraciones ya presentadas se pueden modificar con ciertos requisitos.
Consejos en la recta final del año para ahorrar hasta 4.600 euros en la Renta
Canva.

El final del año 2020 se acerca y, con él, el ejercicio fiscal por el que se tributará. Esto afecta especialmente a la declaración de la Renta, que el próximo año, en 2021 se liquida el IRPF del año anterior, será especialmente complejo por los diferentes ingresos percibidos. Muchos contribuyentes han recibido ERTE u otras ayudas por Covid y obtener ingresos de diferentes pagadores puede provocar que las retenciones de IRPF no hayan sido las correctas y, por tanto, el resultado de la Renta puede dar alguna sorpresa. Sin embargo, esta situación se puede mitigar todavía, aprovechando las últimas semanas del año para reducir la factura fiscal. 

Los técnicos del ministerio de Hacienda (Gestha) recomiendan realizar diferentes inversiones antes de 2021 con el objetivo de ahorrar hasta 4.569 euros en la próxima declaración de la renta. No obstante, aclaran que los contribuyentes con más ingresos son los más beneficiados porque tienen más ahorro disponible para invertir y beneficiarse de las  bonificaciones y desgravaciones. Así, las personas con ingresos superiores a los 600.000 euros al año podrán abaratar su factura fiscal hasta los 76.500 euros, frente a las personas con rendimientos anuales inferiores a los 21.000 euros, cuya ventaja fiscal no llega a los 1.700 euros.

Aún así, es importante conocer todas las posibilidades para reducir la factura fiscal lo máximo posible. Uno de los productos que más permiten ahorrar son los planes de pensiones. Gestha destaca que en los últimos meses del año conviene hacer aportaciones a los planes de pensiones o a los planes de previsión asegurados a efectos de conseguir un ahorro fiscal en la declaración de la renta del próximo año.

Esta aportación es, además, importante este año porque será el último en que se podrá reducir la base imponible del IRPF hasta los 8.000 euros, siempre que estas aportaciones no superen el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas, porque el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 prevé reducir este límite a 2.000 euros manteniéndose el límite porcentual del 30%. Por ello, en caso de que se tenga previsto realizar este tipo de aportaciones es preferible no demorarlas a 2021, ya que si se aportan a partir de enero, el límite será ya de 2.000 euros.

La compra de vivienda habitual dejó de estar exenta en 2013, pero quienes la adquirieron o realizaron algún pago para su construcción antes pueden seguir beneficiándose de su desgravación. De este modo, estos contribuyentes pueden deducirse hasta el 15% de las cantidades invertidas, con un límite de inversión de 9.040 euros.

Asimismo, los técnicos recuerdan que están exentas las ganancias obtenidas por la venta de la vivienda habitual por los contribuyentes mayores de 65 años o por personas dependientes severos o de grandes dependientes. Igualmente, las ganancias obtenidas por los mayores de 65 años por la venta de cualquier bien están exentas de tributación, siempre y cuando el importe total, hasta un límite máximo de 240.000 euros, se destine a constituir una renta vitalicia asegurada en un plazo de seis meses.

Compensación de pérdidas con ganacias

Los técnicos de Hacienda recuerdan que ser inversor en bolsa no solo trae beneficios, sino que puede haber pérdidas, minusvalías, que se podrán compensar con las ganancias patrimoniales. Aquí es importante recordar que no se podrán adquirir esos mismos valores o similares en los dos meses posteriores a la venta. Por otro lado, la reforma fiscal eliminó los compartimentos estancos para compensar rendimientos de capital mobiliario con ganancias y pérdidas patrimoniales, es decir, a partir de 2015 se permite que las pérdidas patrimoniales se compensen, en caso de no concurrir ganancias, con los rendimientos positivos del capital mobiliario y viceversa.

Los técnicos de Hacienda también recomiendan planificar la venta de acciones y señalan que los contribuyentes que prevean que sus rendimientos netos del trabajo serán inferiores a 16.825 euros deben vigilar, en la medida de lo posible, que no haya rentas de otro tipo, como por ejemplo ganancias patrimoniales por venta de acciones o rentas por alquileres de inmuebles, superiores a 6.500 euros, ya que en dicho caso perderían una reducción de rendimientos del trabajo que puede llegar hasta los 5.565 euros.

También las ventas de acciones pueden obligar a declarar a muchos contribuyentes que no tendrían obligación de declarar con rendimientos de trabajo inferiores a 14.000 euros con más de un pagador (en Navarra 12.600 euros, en el País Vasco es 12.000 euros), o si sólo existe un pagador hasta 22.000 euros a trabajadores que residen en las CCAA de régimen común (o más pagadores por menos de 1.500 euros en total), en el País Vasco se eleva a 20.000 euros.

Por otro lado, si el contribuyente ha trabajado en el extranjero, los rendimientos obtenidos, siempre que la empresa esté radicada fuera de España, están exentos de tributación, con un límite máximo de 60.100 euros anuales.

Solidaridad, ideología o emprendimiento también se premian

Asimismo, recuerdan que en mayo el Gobierno aprobó un aumento de la desgravación de los donativos con efectos de 1 de enero de 2020, hasta el 80% de los primeros 150 euros donados y un 35% del resto de sus aportaciones, que aumenta al 40% si la cantidad donada a una misma ONG no ha disminuido en cada uno de los tres últimos años. De ahí que, en esta recta final del año, Gestha recomiende a los contribuyentes que soliciten el certificado con sus datos identificativos, fecha e importe donado a entidades solidarias.

Las cuotas de afiliación y aportaciones a partidos políticos pueden reportar al contribuyente algún beneficio adicional, ya que suponen una deducción del 20%, limitada a una base máxima de 600 euros.

Y por último Gestha indica que en el conjunto del Estado español, un año más, los amigos y familiares de tercer grado del emprendedor que quiera constituir su propia empresa tienen una recompensa fiscal. La ley del IRPF estableció desde el 29 de septiembre de 2013 un incentivo a favor de los 'business angels' o personas interesadas en aportar capital para el inicio de una actividad o 'capital semilla'.

Mostrar comentarios