Air Nostrum denuncia pérdidas originadas por "ineficiencia" de controladores

  • El consejero delegado de Air Nostrum, Carlos Bertomeu, ha denunciado hoy que la "bajísima calidad e ineficiencia de los servicios de control aéreo españoles", que añaden más minutos de vuelo y rodadura a las aeronaves, están generando pérdidas a la compañía, motivo por el cual estudia presentar una nueva demanda.

Roma, 30 sep.- El consejero delegado de Air Nostrum, Carlos Bertomeu, ha denunciado hoy que la "bajísima calidad e ineficiencia de los servicios de control aéreo españoles", que añaden más minutos de vuelo y rodadura a las aeronaves, están generando pérdidas a la compañía, motivo por el cual estudia presentar una nueva demanda.

Bertomeu ha realizado estas declaraciones en Roma, donde ayer recibió el premio a la mejor aerolínea regional de Europa 2011 y donde se celebra desde el pasado miércoles la asamblea general de la Asociación Europea de Aerolíneas Regionales (ERA).

También se ha mostrado favorable a la creación de una nueva compañía de bajo coste por parte de Iberia, socio de Air Nostrum, paso que considera necesario para "racionalizar la explotación del corto y medio radio".

Según ha asegurado, su compañía acumula actualmente más de 18 millones de euros de desvío en concepto de combustible respecto a lo presupuestado (109 millones).

Si bien no ha revelado qué porcentaje del mismo es achacable a los controladores, Bertomeu ha advertido de que "está identificado", y de que "los gastos derivados del incremento de minutos de vuelo serán reclamados vía judicial si es necesario".

En este sentido, ha criticado las nuevas tasas sobre emisiones de CO2 que se pretende aplicar al sector porque entiende que "el actual precio del petróleo ya supone suficiente concienciación".

"No entendemos por qué no se desenquista el problema de los controladores en España e intentamos quitar diez o quince minutos de vuelo a todos las conexiones europeas, medida que sería más eficiente medioambientalmente que cualquier tasa", ha apuntado.

Asimismo, ha insistido en que Air Nostrum llevaba ochos años disminuyendo el queroseno consumido anualmente hasta 2010, momento en el que se disparó de nuevo "debido a los problemas de control".

Preguntado por la posible puesta en marcha de una filial de bajo coste de Iberia, Bertomeu ha considerado que es algo que "tiene que hacer" porque "pierde dinero con su corto y medio radio y ha de buscar la eficiencia en costes".

"Si finalmente opta por Iberia Express a mi me parece bien, prefiero que mi socio esté lo más sano posible y para Air Nostrum no significará un cambio significativo, seguiremos siendo complemento a Iberia y además la frontera entre ambas compañías se haría más clara", ha agregado.

En referencia a las perspectivas económicas actuales, Bertomeu ha advertido de que espera una bajada "sensible de resultados", sin aclarar si supondrán pérdidas, y ha lamentado que "el panorama se ha vuelto a complicar, no tanto por la evolución de los costes, sino por la caída del pasaje de negocios, la subida del petróleo, el aumento de la competencia y los medios alternativos".

Asimismo, ha señalado la depreciación del euro como uno de los factores que castigan los ingresos de su compañía, dado que "más del 35 % de los costes son en dólares" y no tiene, a diferencia de las operadoras transoceánicas, ingresos significativos en esta moneda.

Así, la compañía planea nuevas medidas como un reposicionamiento en Barajas, de modo que incrementará un 14 % la totalidad de asientos en rutas con origen o destino Madrid (hasta un 66 %) e incrementará un 47 % esta oferta, de modo que reforzará su posición como segundo operador en el aeropuerto de la capital.

La próxima campaña de invierno operará 30 rutas internacionales y 22 domésticas desde Madrid, mientras que disminuirá otras transversales.

Entre las principales novedades se dispondrán dos nuevas rutas con código compartido con British Airways Madrid-Glasgow (dos frecuencias semanales) y Madrid-Manchester (un vuelo diario) y se incrementarán las frecuencias a Dublín, Rabat y Tánger desde Barajas.

Por el contrario, se han reducido los vuelos con origen o destino en la Comunidad Valenciana un 26 % entre abril y agosto (14 % en Alicante y casi un 28 % en Valencia), al tiempo que se ha incrementado la presencia en Madrid un 22 %.

Se han cancelado las conexiones con Barcelona y Santiago desde Valencia y con Sevilla y Gran Canaria desde Alicante, así como la línea Bilbao-La Coruña y Albacete-Barcelona.

Mostrar comentarios