Jueves, 19.09.2019 - 01:01 h
Grandes diferencias

Zonas más caras y más baratas para alquilar una vivienda en verano

Los españoles gastarán de media en alquiler 755 euros por semana, apenas un 0,6% respecto al año pasado.

El precio del alquiler en primera línea de playa desciende en Galicia un 20% con respecto a 2008
Zonas más caras y más baratas para alquilar una vivienda en verano.

Este mes de julio comienzan las vacaciones de muchos españoles. Alquilar un apartamento o una casa es una opción cada vez más recurrida, sin embargo el destino elegido no depende solo de las preferencias personales, sino también del presupuesto disponible. Quienes elijan destinos como Puerto Banús y Marbella (Málaga), Ibiza, San Sebastián o Sitges gastarán de media semanal más de 1.200, frente a quienes vayan a Foz y Vicedo (Lugo), El Saler (Valencia) o Mogán (Islas Canarias) que podrán alquilar por cerca de 300 euros semanales.

El gasto por alquiler vacacional apenas ha incrementado un 0,6% (5 euros más) respecto al año pasado, según el Informe alquiler costa de TecniTasa. El estudio revela que quienes eligen zonas de costa para sus días de relajación y desconexión gastan de media en el alquiler 755 euros por semana, aunque las diferencias entre las zonas más caras y las más baratas son grandes.

La zona más cara para alquilar este verano es Puerto Banús (Marbella). Según Tecnitasa, el alquiler de un apartamento en esta localidad asciende a 2.600 euros. Andalucía también cuenta con otros de los destinos preferidos por los bolsillos más acaudalados: Sotogrande (1.500€) y Puerto Sherry y Vistahermosa (1.250€) o Costa Ballena en Rota (1.150€) en Cádiz. Frente a estos precios, la zona de El Zapillo en Almería permite alquilar 80 m2 por 425€ y en el Paseo Marítimo de Castell de Ferro en Granada o el Algarrobo en Málaga se puede optar a apartamentos de entre 50 y 70m2 por 500€ a la semana.

Las islas Baleares probablemente sea uno de los destinos más deseados entre los españoles, sin embargo, no es apto para todos los bolsillos y es importante elegir bien la isla si queremos optar por la opción más barata. Encontrar un alquiler por debajo de los 1.000 euros a la semana es difícil pero no imposible. En Menorca, por ejemplo, en Port Addaia, se pueden conseguir 65 m2 por 775€ y en Palma de Mallorca en Calviá por 800€ existe la opción de 60 m2 en Magaluf.

Por costas

Por costas, el Mar Cantábrico presenta grandes diferencias entre Asturias y Cantabria, más barato, y Galicia y País Vasco, más caro. Así, por ejemplo, en Santoña (Cantabria) se puede alquilar un apartamento de 70 metros cuadrados por 600 euros la semana, mientras que para veranear en Hondarribia (Guipúzcua) alquilar una vivienda de 110 metros cuadrados asciende a 1.440 euros. No obstante, quienes elijan veranear en Galicia o País Vasco, también cuentan con opciones más económicas en Gorliz (Vizcaya) o Vicedo (Lugo), entre otros.

Quienes prefieran las playas del Mar Mediterráneo tienen un amplio abanico donde elegir entre Cataluña, Comunidad Valenciana o Murcia. En la costa catalana la horquilla de precios se duplica ya que podemos hacernos con un alquiler de 750€ en primera línea de playa en Calafell en Tarragona hasta casi el doble del importe (1.400€) en Sitges en Barcelona.

Opciones asequibles

La Comunidad Valencia y Murcia, por su parte, son una opción más asequible para bolsillos más modestos. En la primera los precios oscilan entre los 780 euros, con los que se puede alquilar un apartamento de 70 m2 en la Playa de Levante de Benidorm (Alicante), a los 380 euros, para optar, por ejemplo, a un alquiler en la zona de El Saler en Valencia de 80 m2. En la Comunidad Murciana en Mazarrón, San Javier o Cartagena se consiguen apartamentos de 60 m2 desde 525 a 650€, pero los precios más altos los encontramos en Águilas en la Isla del Fraile por 850€, aunque la superficie es de 140 m2.

Tras el estudio de los precios del alquiler en la costa, Fernando García-Marcos, director técnico de TecniTasa señala que "el mercado de alquiler en la costa, más flexible y por tanto más rápido en adaptarse, puede entenderse, con todas las matizaciones necesarias, como un referente anticipado del mercado inmobiliario general". En ese sentido, concluye, que "estos datos anticipan una fase de estabilización en los mercados inmobiliario".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios