Viernes, 22.11.2019 - 01:05 h
Aspectos a tener en cuenta

Amortización de la hipoteca, ¿qué es más conveniente reducir cuota o años?

Acortar el plazo de reembolso del préstamo siempre sale más rentable que bajar la cuota porque se ahorrarán más intereses.

Fotografía de una hipoteca.
Amortización de la hipoteca, ¿qué es más conveniente reducir cuota o años? / Pxhere.

En España la duración media de la hipoteca es de 23 años y 8 meses,  durante los cuales las familias dedican, de media, el 30,6% de sus salarios, según datos del Colegio de Registradores. Sin embargo, hay quienes reciben un dinero extra o consiguen ahorrar suficiente para amortizar total o parcialmente la hipoteca. La amortización de la hipoteca es un procedimiento en el que se paga antes de tiempo el dinero prestado por el banco, esta amortización puede ser total, si se devuelve la totalidad de la deuda, o parcial, si solo se devuelve una parte.

En caso de decidir amortizar la hipoteca de forma parcial siempre surge la misma duda: ¿reducir cuota o años? Miquel Riera, experto en hipotecas del comparador HelpMyCash.com, es claro al respecto, “acortar el plazo de reembolso siempre sale más a cuenta que bajar la cuota. Al reducir el período de reembolso, la hipoteca se puede devolver en menos tiempo, así que se generan menos intereses a la larga y el ahorro es mayor”.

[Te interesa leerDescuentos fiscales por reformar tu casa: hasta 9.000 euros de ahorro en el IRPF]

Para verlo de forma más simplificada lo explicamos a través de un ejemplo. Si tenemos una hipoteca de 150.000 euros a 25 años y al 1% y amortizamos 10.000 euros de golpe tras la firma, con la reducción de cuota ahorraríamos algo más de 1.300 euros en intereses, mientras que acortando el plazo ahorraríamos unos 2.713 euros en intereses.

Eso sí, también hay que tener en cuenta en qué momento se hace la amortización. En España, la mayoría de las hipotecas tienen el sistema de amortización francés, según el cual se pagan más intereses en la primera mitad del plazo. De acuerdo a esta estructura, será más rentable hacer el adelanto de capital durante los primeros años de la hipoteca. Es decir, cuanto más se tarde en realizar la amortización, más se habrá pagado en intereses.

[Te interesa leerPlan de pensiones: claves para contratar o traspasar y asegurarse la jubilación]

Beneficio fiscal 

A la reducción de los intereses que hay que pagar en caso de amortizar una hipoteca, hay que añadir otro beneficio, en este caso a nivel fiscal. Aquellos que contrataron su hipoteca antes del año 2013 pueden aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual sobre la suma amortizada anticipadamente. En total, se pueden desgravar hasta el 15% de lo pagado al año por la hipoteca, sumando cuotas y adelantos de capital.

No obstante, esta deducción tiene un límite de 9.040 euros al año. Por lo tanto, “puede ser conveniente amortizar lo justo para llegar a esa cantidad e invertir el dinero restante en un producto poco arriesgado que dé una rentabilidad superior al ahorro que se obtendría con el adelanto”, señala Riera.

Alternativas frente a la amortización

La principal ventaja que presenta reducir o finalizar la deuda de un préstamo hipotecario es la posibilidad de deshacerse antes de una deuda a largo plazo y, por tanto, de sus intereses. Sin embargo, hay que tener en cuenta cada situación y, en la actualidad, con los intereses de las hipotecas ahora tan bajos, especialmente las variables, pueden existir otras opciones más rentables.

Riera, explica que “hay que valorar si vale la pena adelantar una parte o todo el capital pendiente a cambio de no poder disponer de ese dinero en un futuro”. Frente al ahorro que se obtiene con la amortización, se pierden la disponibilidad de liquidez en caso de ser necesario a corto y medio plazo.

Respecto al posible ahorro, Riera también destaca otra posibilidad que podría resultar más rentable según el tipo de interés. “Ahora que los intereses de las hipotecas son tan bajos, en ciertos casos puede salir más a cuenta invertir en un depósito con un interés alto, aunque en España hay pocos que superen el 1%, o en otros productos como fondos, bonos, etc.”.

Invertir, sin embargo, presenta un inconveniente. “Los productos menos arriesgados como los depósitos tienen un interés muy bajo, así que cuesta encontrar rentabilidades que superen el ahorro que obtendríamos con una amortización anticipada”, señala el experto de HelpMyCash. Además, añade que “los productos que ofrecen un buen retorno, como fondos de inversión, bonos, acciones, divisas...m son más arriesgados, así que no conviene invertir en ellos si no tenemos muy claro que podríamos perder una parte del dinero aportado”.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING