(ampliación) el banco de españa pide "firmeza" a las comunidades para reconducir su deuda


El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, insistió este martes en la necesidad de que las comunidades autónomas deben reconducir "con firmeza" su alto nivel de endeudamiento.
Fernández Ordóñez, que compareció en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados insistió en que es "imprescindible" la contribución de todos los niveles de la Administración Pública, "empezando por las comunidades autónomas, que deben reconducir con firmeza sus posiciones presupuestarias".
El gobernador citó como receta fundamental la aplicación "estricta" del sistema de autorizaciones de endeudamiento. Aunque, a su juicio, también sería un factor generador de confianza el aumento de la transparencia sobre la información presupuestaria de las comunidades.
"Es cierto que recientemente se han producido avances significativos en este terreno pero, para disipar las dudas sobre el estado de las finanzas regionales, sería muy importante disponer de una publicación regular del conjunto de este sector y de cada comunidad, con la misma periodicidad, grado de detalle, desfase y facilidad de acceso que las del Estado", reiteró.
El responsable del Banco de España también afirmó que el "fuerte" deterioro que han sufrido las Administraciones Públicas en esta crisis aconseja la adopción de medidas "para lograr un comportamiento presupuestario más equilibrado tanto en las fases de auge como en las de recesión".
En este sentido, prosiguió, es "muy positiva" la intención anunciada por el Gobierno de incorporar a la Ley de Estabilidad Presupuestaria una regla según la cual el gasto de las Administraciones Públicas no podrá superar la tasa de crecimiento a medio plazo de la economía española.
"Esta regla sería de aplicación inmediata a la Administración central del Estado y a las entidades locales, pero, además, se promovería su adopción por parte de las comunidades", aseveró.
Fernández Ordóñez también dijo que el "rápido" deterioro de la situación fiscal ha sido uno de los factores que han aumentado la exposición de España a la crisis de deuda en el área del euro. "Se partía de una posición saneada, pero el deterioro fue tan intenso que, en el espacio de apenas dos años, el déficit se situó por encima del 11% del PIB y la deuda entró en una dinámica delicada justamente cuando los mercados financieros empezaron a observar con preocupación la deriva expansiva de las finanzas públicas en otros países".
Además, "en este clima de alerta", las altas cotas de endeudamiento del sector privado, las necesidades de saneamiento del sector financiero o las dificultades que se observaban para que la economía creciera a una tasa suficientemente elevada, "pesaron sobre la percepción de la sostenibilidad de nuestras finanzas públicas".
Fernández Ordóñez apuntó que, ante este cúmulo de circunstancias, resultaba "fundamental" demostrar con determinación que la situación podía reconducirse y que España "no estaba abocada a seguir la senda de inestabilidad de otros países". "Para ello, el cambio de orientación de la política económica de la primavera pasada fue esencial, pues demostró una voluntad de reaccionar y de enderezar los desequilibrios", admitió.
El gobernador insistió en que la prioridad del Gobierno era reconducir la trayectoria de las finanzas públicas y por ello, en mayo del pasado año, se aprobó un "ambicioso" plan de consolidación fiscal que adelantaba el grueso del ajuste que había que realizar a los años 2010 y 2011.

Mostrar comentarios