Martes, 15.10.2019 - 10:14 h

Arias Cañete dice que la batalla por la financiación agraria acaba de empezar

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha manifestado hoy, durante la clausura de la Asamblea General de la organización agraria COAG, que "la batalla por la financiación agraria" dentro de la UE "no ha hecho más que empezar".

Madrid, 3 mar.- El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha manifestado hoy, durante la clausura de la Asamblea General de la organización agraria COAG, que "la batalla por la financiación agraria" dentro de la UE "no ha hecho más que empezar".

Arias Cañete se ha referido así a las negociaciones en curso dentro de la UE sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) y acerca del presupuesto comunitario para el período 2014-2020.

Según el ministro, "los buitres planean sobre el presupuesto comunitario" y cada uno "arrima el ascua a su sardina", en referencia a los distintos intereses financieros de los países.

"Unos (países) quieren más para Investigación y Desarrollo (I + D), otros, los nuevos miembros de la UE, quieren más fondos estructurales y otros como nosotros, defendemos una dotación agraria importante para producir alimentos de calidad", ha remarcado Cañete.

El ministro ha subrayado ante el director general de la Comisión Europea (CE), José Manuel Silva, también presente en la clausura, la reivindicación del Gobierno español sobre un presupuesto adecuado para el sector agrario.

Por su parte, Silva ha afirmado que las propuestas de Bruselas para 2014-2020 prevén fondos para la agricultura "idénticos" a los actuales y ha atribuido las discrepancias en este asunto a "matices sobre indexaciones de precios".

Cañete ha añadido que otro problema en la reforma de la PAC que plantea Bruselas es "la manera de distribuir" los fondos para la agricultura, porque puede complicar "a unos y a otros cultivos".

En esta reforma, está sobre la mesa la posibilidad de planes de regionalización a la hora de aplicar los pagos agrícolas, como de hecho ya se efectúa en algunos países.

El ministro, sin embargo, ha apostado por un sistema nacional de reparto, para evitar competencias desleales: "imaginen ustedes que una autonomía pagara una cifra por hectárea para el olivar y la otra el doble".

Ha defendido una "dignificación" de la figura del "hombre y de la mujer" del campo español y, por otro lado, se ha referido a un "grave problema": la dificultad de garantizar el relevo generacional en la agricultura y la ganadería.

Ha reiterado la conveniencia de transmitir enmiendas al Parlamento Europeo de cara a la negociación de la PAC y se ha referido a los contactos que ya tiene con las autonomías y las organizaciones agrarias.

Silva ha asegurado que la CE "no censurará" las críticas sobre ninguno de los asuntos que afectan a la reforma y se ha referido a la "diversidad productiva española" que podría hacer pensar en "planes de regionalización" o debates específicos para "sectores concretos como el olivar".

Ha defendido que Bruselas pretende que los productores tengan más peso en el valor añadido de los alimentos y en ese sentido, se ha referido al "esfuerzo" para sacar adelante la normativa aprobada esta semana, que impulsará los contratos en el sector lácteo.

En la asamblea de la COAG, Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, el zamorano Miguel Blanco ha sido elegido nuevo secretario general, en sustitución del histórico líder Miguel López.

Blanco ha dicho que la reforma de la PAC es el "pim, pac, pum", una "hipocresía" o el "tiro de gracia" para las pequeñas y medianas explotaciones.

El nuevo líder de COAG ha mencionado, entre las principales dificultades para la agricultura, el incremento de los precios del gasóleo, los acuerdos con terceros países como Marruecos o el que la UE negocia con Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay).

Blanco también ha reivindicado una "regulación de los mercados" ante la volatilidad de precios.

Por otra parte, la COAG "defenderá con uñas y dientes" la continuidad de las cuotas lácteas y de los cupos azucareros.

Blanco ha abogado por primar al agricultor activo y ha señalado que de los 930.000 perceptores de ayudas de la PAC en España, solo 340.000 son cotizantes a la Seguridad Social, por lo que es necesario obligar "a que coticen" todos los que se benefician de esos subsidios. EFECOM

ms/sc/jla

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios