Querella del FROB

Arranca el juicio por irregularidades del BdV en tres operaciones inmobiliarias

El exconsejero delegado Domingo Parra y otros seis acusados se sientan en el banquillo por un agujero en la entidad de 160 millones de euros.

La Fiscalía abre diligencias de investigación sobre la gestión de Iturriaga en Banco de Valencia
El Banco de Valencia fue rescatado en 2011 con una inyección de 1000  millones.

El exconsejero delegado de Banco de Valencia Domingo Parra y otras seis personas, entre ellas empresarios, se sientan a partir de este lunes en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional por irregularidades en tres operaciones inmobiliarias.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal acoge la vista oral por las operaciones Nou Litoral, Valenciana de Viviendas y Faverche Desarrollos, que causaron un perjuicio a la entidad de 160,5 millones de euros, según el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Además de Parra, serán juzgados el director de sociedades participadas inmobiliarias de la entidad, Alfonso Monferrer, los empresarios del sector inmobiliario Salvador Vila, Fernando Polanco y Juan Bautista Soler (este último expresidente del Valencia Club de Fútbol), el notario Carlos Pascual de Miguel y Teresa Villalba.

Precisamente la investigación por estos hechos arrancó en el año 2013 en la Audiencia Nacional tras la presentación de varias querellas, entre ellas la del FROB, que expuso que estas tres operativas financiadas por el banco supusieron, "más allá de negocios de riesgo simplemente fallidos, una conducta abusiva de aprovechamiento de la posición de poder”.

El magistrado Santiago Pedraz inició la investigación contra todos ellos por los delitos de falsedad, administración desleal, estafa y apropiación indebida, resultado de su participación en estas tres operaciones. La primera, Nou Litoral, consistió en la adquisición de terrenos en la localidad valenciana de Chiva además de Pinedo, Campanar y Vergel (Alicante) generando una deuda al banco de más de 109 millones de euros.

En relación a la segunda, Valenciana de Viviendas actuó como sociedad instrumental para la adquisición de unos terrenos en los barrios de Patraix y Mislata y se subrogó a la deuda que tenía adquirida la sociedad vendedora con Banco de Valencia, lo que generó, según la querella, un perjuicio de 47,5 millones al banco.

En la tercera operación, Polanco y el matrimonio formado por De Miguel y Villalba adquirieron a través de la sociedad Faverche Desarrollos más de 200 fincas de suelo rústico en Chiva en una operación financiada por BdV y que supuso a la entidad un perjuicio de 29,8 millones de euros.

Pedraz investigó estos hechos en una pieza separa de la causa principal relacionada con la quiebra del Banco de Valencia. Sin embargo, no es la única investigación que llega a juicio ya que, el pasado mes de agosto, la hasta ahora magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela procesó al expresidente de Bancaja y de Banco de Valencia, José Luis Olivas, por varias operaciones inmobiliarias desarrolladas en México que provocaron un agujero en ambas entidades de 750 millones de euros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios