En el IRPF

Así tendrán que tributar los autónomos las ayudas por la Covid-19 antes de 2021

Prestaciones, exención de cuotas, moratorias, créditos... para reducir los efectos de la crisis, el Gobierno ha puesto este año una larga lista de medidas a las que se podían acoger los trabajadores por cuenta propia.

Fotografía de un autónomo trabajando.
Así tendrán que tributar los autónomos las ayudas por la Covid-19 antes de 2021
Canva.

Este año, el Gobierno ha puesto en marcha una batería de ayudas para los autónomos con el objetivo de paliar los efectos de la crisis de la Covid-19. Prestaciones, exención de cuotas, moratorias, créditos... la lista es larga. Lo que hay que tener en cuenta también es que todos aquellos trabajadores por cuenta propia que hayan accedido a ellas, tendrán que tenerlas muy en cuenta a la hora de rendir cuentas con Hacienda. 

Eso sí, no todos, solo aquellos que hayan que hayan conseguido recuperar una parte significativa de las pérdidas ocasionadas durante la crisis. Por tanto, según detalla la web Autónomos y Emprendedor, tendrán que pagar por lo que cobraron. Veamos algunos ejemplos. 

Por cese de actividad

Según advierten desde la Administración, todavía es pronto para saber exactamente qué implicaciones fiscales tendrá el cese de actividad. Lo que sí está claro es que tributará en el IRPF en la casilla de rendimientos de trabajo. 

Prestaciones de menos de 2.000 euros

Los primeros 2.000 euros de ayuda por el cese de actividad no estarán sujetos a ninguna retención, ya que, explican en Autónomos y Emprendedor, "tienen una exención por rendimientos de trabajo". Eso sí, recomiendan ahorrar, al menos, 400 euros, en caso de una ganancia de, por ejemplo, 1.000 euros, ya que habrá que de una forma u otra devolver la parte que corresponda en función del tipo marginal que tenga el autónomo. 

En resumen: si hay trabajadores que han cotizado por la mínima y solo han necesitado pedir la ayuda por cese de actividad durante dos meses, habrán percibido menos de 2.000 euros. Por tanto, habrá que incluir los ingresos en el IRPF, pero no pagar por ellos.

Qué pasa con la exoneración de cuotas

Si un autónomo se ha beneficiado de la exoneración de cuotas, no tendrá que tributar por el dinero, ya que es un importe que ni se ha pagado ni se ha recibido. 

Subvenciones de las CCAA

Las ayudas que diferentes comunidades autónomas pusieron en marcha para los autónomos también están sujetas a tributación, aunque en la casilla de actividades económicas, según explica Autonomos y Emprendedor. Al ser subvenciones que van dirigidas a cubrir una bajada de ingresos, el autónomo  las tendrá que declarar como rendimientos de su actividad, a no ser que indiquen que están exentas en el IRPF. 

Mostrar comentarios