Inspecciones de Hacienda

El nuevo plan de Hacienda para vigilar a los autónomos y el dinero en efectivo

Con el objetivo de detectar posibles fraudes y luchar contra la economía sumergida, la Agencia Tributaria investigará a aquellos trabajadores por cuenta propia que utilicen más efectivo de los límites establecidos.

Inspección de Hacienda a los autónomos.
Así funciona el nuevo Plan de Control Tributario que vigilará a los autónomos.
©[Seventy Four] a través de Canva.com

El pasado 1 de febrero el Ministerio de Hacienda aprobó el nuevo Plan Anual de Control Tributario y Aduanero, con el propósito de luchar contra el fraude, especialmente el asociado al dinero en efectivo, puesto que es más difícil de rastrear.

En esta ocasión los Inspectores de la Agencia Tributaria pondrán especial atención en aquellos sectores donde se utiliza más dinero en metálico, y que habitualmente coincide con los negocios de cara al público.

Según recoge el portal Autónomos y Emprendedores, desde el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) aseguran que esto podrá afectar a los trabajadores por cuenta propia que tengan comportamientos económicos llamativos para los inspectores.

Errores habituales

El procedimiento de la Agencia Tributaria para detectar posibles fraudes se basa en observar el funcionamiento de los negocios del mismo sector en una zona geográfica concreta y comparando la contabilidad de las mismas. Cuando existen diferencias muy representativas comenzarán las investigaciones para detectar si las irregularidades se deben a incumplimientos con la ley o economía sumergida.

El principal fallo se debe a que algunos autónomos no son conscientes de la obligación de incluir todos los tipos de transacciones que se realizan en la empresa, tanto en efectivo como por tarjeta. Por otro lado, los funcionarios también suelen estar atentos a la compra de stock que luego no se ve reflejado en las ventas.

Sectores más vigilados

Según el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, Hacienda realizará este tipo de actuaciones en los sectores más públicos, donde suelen producirse estas estafas. Entre los que se incluye la hostelería, el sector terciario, las actividades inmobiliarias, la construcción o los profesionales de reformas, instalaciones o pequeños arreglos.

De hecho, el Congreso de los Diputados está trabajando en un anteproyecto de ley para establecer nuevos límites a las operaciones en efectivo y reducir los fraudes fiscales. De manera que el actual margen de 2.500 euros pase a ser de 1.000 euros al comprar o vender a otros empresarios.

Mostrar comentarios