Hasta el 20 de julio

¿Qué autónomos tienen que declarar el modelo 130 de IRPF y cómo se rellena?

Se trata de una declaración trimestral de ingresos y gastos que deberán tributar por el IRPF de manera anticipada, similar a las retenciones de la nómina, pero no todos los autónomos tienen esta obligación.

Fotografía autónomos / tabla contabilidad / EFE
Fotografía autónomos / tabla contabilidad / EFE

Las responsabilidades fiscales de los autónomos no paran y estas semanas de julio, tienen hasta el próximo día 20, deben presentar dos modelos importantes para mantenerse al corriente con la Agencia Tributaria: los modelos 130 y 303 que corresponden a las declaraciones trimestrales del IRPF y del IVA, respectivamente. El modelo 130 es una autoliquidación del pago fraccionado del IRPF que deben presentar de manera general los autónomos. Sin embargo, hay excepciones que eximen a la persona de esta obligación.

La Agencia Tributaria establece que deberán presentar este modelo "todas las personas físicas que desarrollan una actividad económica en estimación directa, modalidad normal o simplificada en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.". En esta obligación no se incluye, por tanto, a los autónomos dado de alta el régimen de estimación objetiva, por módulos. No obstante, los autónomos dados de alta en ese régimen no tienen obligación de presentar el modelo 130, pero sí el 131, previsto para las mismas fechas. 

Además, la normativa incluye como excepción los casos en los que al menos el 70% de los ingresos del autónomo han tenido retención o ingreso a cuenta en el ejercicio anterior. Es decir, si el autónomo ha facturado con retenciones más del 70% de sus ingresos. 

Por otra parte, pese a que tienen obligación de presentar el IRPF trimestral, los autónomos que formen parte de una comunidad de bienes deben saber que la declaración de ingresos y gastos se hará en proporción a su participación en la sociedad. 

Revisa tu alta como autónomo en Hacienda

Pese a que se cumpla alguno de los requisitos anteriores que exime al autónomo de presentar el modelo 130, puede que la obligación se mantenga porque el propio autónomo se comprometió a ello. En ese sentido, es importante comprobar el alta como autónomo en Hacienda, a través del modelo 037, y en especial la casilla 600. Esa casilla indica el alta en el modelo 130, de manera que si está señalada  el autónomo deberá presentar la autoliquidación. 

Esta cuestión es importante porque puede generar una sanción por parte de Hacienda. Al estar señalizada esa casilla la Agencia Tributaria espera la presentación del modelo, de manera que en caso de no presentarse se genera un requirimiento con la posible sanción. Al realizar el alta, si el trabajador por cuenta propia cumple alguna de las excepciones no deberá señalar esa casilla, se debe dejar en blanco, para evitar tener la obligación.

¿Cómo rellenar y presentar el modelo?

El modelo 130 consiste en una declaración trimestral de ingresos y gastos que deberán tributar por el IRPF de manera anticipada, similar a las retenciones que se aplican en las nóminas. En este caso la 'retención' es del 20% sobre el resultado de la actividad. El ajuste se realizará en la declaración de la Renta, de manera que si el anticipo es mayor que lo que corresponde la declaración saldrá 'a devolver', y si no es suficiente, 'a pagar'. 

Al completar el modelo se deberán indicar los datos personales de declarante, incluido el NIF. A continuación, se especifican los gastos e ingresos en los apartados correspondientes. Hay que tener en cuenta que actividades como las agrícolas, ganaderas, forestales o pesqueras se incluyen en apartados diferentes. Pese a que es la declaración del segundo trimestre la que corresponde presentar ahora, los datos que constan en el modelo deben comprender desde el 1 de enero hasta el el 30 de junio

Finalmente el resultado de la casilla 19 indica el resultado. Puede ser positivo, la cantidad se ingresará a la Agencia Tributaria, o negativo. Este último resultado no implica devolución de dinero, sino que habrá que marcar el apartado 'a deducir'. Este importe negativo de la casilla 19 podrá deducirse en cualquiera de los siguientes pagos fraccionados del mismo año cuyo importe positivo lo permita.

Una vez completado el modelo, la presentación se puede realizar a través de la página web de la Agencia Tributaria o bien de forma presencial en una oficina de la AEAT. En caso de optar por la última posibilidad, hay que tener en cuenta la situación extraordinaria que ha provocado el coronavirus. Desde el 1 de julio han retomado su actividad habitual, pero con cita previa. 

Mostrar comentarios